El Gobierno indio lanza una serie de medidas para reactivar la economía

Nueva Delhi, 23 ago (EFE).- La ministra de Finanzas de la India, Nirmala Sitharaman, anunció este viernes una serie de medidas para reactivar la economía india, en desaceleración tras años de fuerte crecimiento, como la inyección de liquidez en el sistema financiero o la retirada de tasas adicionales a la inversión extranjera.

“Estamos liberando 700.000 millones de rupias (unos 8.819 millones de euros) adicionales de crédito y liquidez” en los bancos del sector público, afirmó la ministra en una rueda de prensa en Nueva Delhi.

Sitharaman también anunció una inyección de liquidez de 200.000 millones de rupias (unos 2.507 millones de euros) para facilitar la concesión de hipotecas y el compromiso de los bancos de reflejar en las peticiones de préstamos las rebajas de tipo de interés del Banco de la Reserva de la India (RBI), con un descenso en lo que va de año de 110 puntos básicos, hasta el 5,40 %.

Además, reveló que el Gobierno da marcha atrás a una decisión tomada durante la presentación de los últimos presupuestos y retira las tasas adicionales a la inversión extranjera en cartera, “con el objetivo de animar la inversión en el mercado de capitales”.

Con el objetivo de animar un sector automovilístico en crisis, Sitharaman anunció también una “devaluación” adicional del 15% -hasta un total del 30%- en el precio de todos los vehículos adquiridos entre hoy y el próximo 31 de marzo.

Según datos de la semana pasada, la venta de automóviles en la India cayó un 21,56 % en el primer cuatrimestre del año fiscal (entre abril y julio de 2019) respecto al mismo periodo del año anterior.

La India experimenta una desaceleración tras varios años de formidable crecimiento y durante el primer trimestre del año (entre enero y marzo pasados) su producto interno bruto (PIB) creció un 5,8 %, lo que representa un retroceso de casi un punto respecto al trimestre anterior y su peor crecimiento en los últimos cinco años.

Con esta desaceleración, el país, con la segunda mayor población del mundo después de China, perdió su lugar como la economía de mayor crecimiento en el mundo. EFE