El Gobierno mexicano dice que hay un “plan para intervenir en Veracruz”

Enrique Peña NietoMéxico, 14 oct (EFE).- El Gobierno mexicano dijo hoy tener un “plan para intervenir en Veracruz”, sumido en una profunda crisis de seguridad, y sacar “del hoyo” a ese estado del oriente del país, cuyo gobernador dejó el cargo el miércoles pasado para enfrentar acusaciones de corrupción.

“Vamos a estar la próxima semana” en el estado, dijo a la cadena Televisa el titular de la Comisión Nacional de Seguridad, Renato Sales, tras señalar que la estrategia consiste en actuar coordinadamente con los presidentes municipales y el gobernador.

“Vamos a sacar a Veracruz del hoyo” trabajando en los municipios para determinar “en dónde se está robando y a qué hora, a quiénes están secuestrando y cómo, calle por calle”.

El estado de Veracruz, escenario de las disputas entre los Zetas, el Cártel Jalisco Nueva Generación y el de Sinaloa, sufre desde hace semanas un recrudecimiento de la violencia.

Según el Sistema Nacional de Seguridad Pública, en Veracruz se cometieron 179 homicidios dolosos durante septiembre, lo que supone la cifra mensual más alta de los últimos 15 años en el estado. En lo que va de año, los homicidios suman 716 y los secuestros, 85.

Además, la región es la más peligrosa de México para ejercer el periodismo, con 19 comunicadores asesinados durante el sexenio de Javier Duarte (2010-2016).

Un día después de la salida del poder de Duarte, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), el gobernador electo de Veracruz, Miguel Ángel Yunes, pidió una intervención “urgente” del Gobierno federal para hacer frente a la crisis de seguridad, pero también la grave situación financiera que vive el estado.

“Hay un colapso financiero en Veracruz, hoy las calles están llenas de personas demandando pagos: empresarios, maestros, pensionados”, dijo el político del Partido Acción Nacional (PAN), que estimó que la deuda pública “puede rebasar los 100.000 millones de pesos (5.283 millones de dólares)”.

Duarte dejó el cargo 48 días antes del fin de su mandato para hacer frente a acusaciones de corrupción en su contra que calificó de “infamias” y ese mismo día el Congreso nombró como gobernador interno al secretario de Gobierno, Flavino Ríos.

La Fiscalía General asumió desde septiembre las riendas de una investigación en contra de Duarte por enriquecimiento ilícito, peculado e incumplimiento del deber a partir de una denuncia presentada por Yunes, quien el 1 de diciembre asume como gobernador de Veracruz. EFE