lunes, septiembre 20, 2021
Inicio > Noticias > Internacional > El Gobierno salvadoreño dice que no busca reformar sistema político del país

El Gobierno salvadoreño dice que no busca reformar sistema político del país

San Salvador, 10 sep (EFE).- El Gobierno del presidente de El Salvador, Nayib Bukele, señaló este jueves que no busca reformar el sistema político del país con los cambios que se pretenden hacer a la Constitución y para lo que se ha delegado al vicepresidente, Félix Ulloa.

“No hay ninguna propuesta de reformar y cambiar el sistema político (republicano) del país, el sistema de Gobierno y mucho menos eliminar la alternabilidad en el ejercicio de la Presidencia de la República, ni cláusulas pétreas que, según el artículo 258 de la Constitución vigente, no pueden alterarse”, aclaró el Ejecutivo en un comunicado difundido hoy.

Señaló además que la “esencia de la propuesta planteada por el Gobierno es la de estudiar escenarios y las nuevas realidades que deben ser incluidas en la Constitución que data desde 1883 y que tiene errores, contradicciones y vacíos, según lo han reconocido diputados de la Asamblea Constituyente que la redactó”.

“Está claro que reformar la Carta Magna, entre otros resultados, contribuirá a garantizar derechos fundamentales ausentes, como el derecho humano al agua, a la democratización del sistema público y electoral del país y a la modernización de la institucionalidad acorde a los nuevos tiempos”, indicó.

El Ejecutivo enfatizó que para “ratificar las modificaciones constitucionales se necesitan dos legislaturas, por lo que queda claro que en El Salvador hay suficientes candados para evitar reformas a una nueva Constitución “golpista o que nos lleve a una dictadura como andan propagando voceros, analistas y juristas”.

“Se está hablando de abrir un debate, de generar una discusión que incluso sería saludable para nuestra democracia, para la participación ciudadana y la inclusión de todas las fuerzas políticas, económicas y sociales del país, haciendo de esto un verdaderos acto democrático y un ejercicio de diálogo de altura”, añadió.

El Gobierno agregó que “aprovechando esta crisis, esta guerra contra un enemigo invisible, se debe reflexionar, debatir y consensuar las normas fundamentales del nuevo país que seremos (o deberíamos ser) después del COVID-19”.

Efe constató el martes en el archivo digital del Diario Oficial, cuyas publicaciones son el último paso para la entrada en vigor de leyes y decretos, que Bukele designó a Ulloa liderar esta reforma constitucional.

La Carta Magna señala que “no podrán reformarse en ningún caso” los artículos relacionados con la forma y sistema de gobierno, el territorio de la República y la “alternabilidad en el ejercicio de la Presidencia de la República”.

Actualmente, en El Salvador un presidente no puede reelegirse inmediatamente, sino que debe esperar que pasen al menos dos periodos presidenciales (10 años), según un fallo de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de 2014.

La designación del vicepresidente Ulloa para estudiar y plantear un reforma constitucional generó desconfianza entre analistas, principalmente por la relación espinosa que mantiene el presidente Bukele con el órgano Legislativo y Judicial, a los que ha acusado de retirarle poderes.

No es la primera vez que el Gobierno de Bukele habla de una reforma constitucional, dado que a finales de junio pasado Ulloa dijo en una entrevista televisiva que existe una “parte orgánica de la Constitución que es la que nosotros creemos que hay que revisar”.

Los constantes choques con los órganos Legislativo y Judicial son la marca distintiva del primer año del Gobierno de Nayib Bukele en El Salvador, donde diversos sectores han señalado actitudes “autoritarias” que, a su juicio, socavan la joven democracia salvadoreña, incluso en medio de la pandemia del COVID-19. EFE

A %d blogueros les gusta esto: