Inicio > Columnas > El imparable crecimiento de la pobreza

El imparable crecimiento de la pobreza

 

Por: Pedro Martínez Coronilla

Dirigente estatal del Movimiento Antorchista de Durango

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), institución que mide la pobreza en México, da a conocer el Informe de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (IEPDS) 2020, lanza éste terrible cálculo, entre 8.9 y 9.8 millones aumenta el número de mexicanos que ganan por debajo de la Línea de Pobreza por Ingresos, el tamaño de esta tragedia se calcula en 70.9 millones de pobres por ingreso, el 56.7 % de la población.

El aumento se mide comparando estos datos con el escenario de 2018, en el que 61.1 millones de trabajadores ganaban por debajo de la línea de pobreza, lo que representaba 48.8 % del total de habitantes.

Asimismo, se calcula un aumento de entre 6.1 y 10.7 millones de personas con un ingreso inferior a la línea de pobreza extrema por ingresos, hasta llegar a un total de 31.7 millones, un 25.3 % de la población.

Esto significa que uno de cada 4 mexicanos sufre pobreza extrema por ingresos.

En 2018, el 16.8%, 21 millones de mexicanos ganaban por debajo de la línea de pobreza extrema.

El mismo organismo también advirtió que el programa Jóvenes Construyendo el Futuro (abarca a 399 mil 40 becarios con un monto de 20 mil 600 millones de pesos) podría incentivar la deserción escolar, pues entrega más dinero a quienes no estudian ni trabajan, que a los que sí estudian y que están en el programa Jóvenes Escribiendo el Futuro (apoya a 310 mil estudiantes y se le asignaron 10 mil 176 millones de pesos) dedicado a estudiantes universitarios.

Dichos programas compiten entre sí, porque están enfocados a jóvenes entre 18 y 29 años de edad.

Además de las reiteradas denuncias de corrupción en el manejo del programa por parte de funcionarios, el enfoque para reclutar voluntades es evidente.

Pero los programas asistenciales de la 4T no están diseñados para desarrollar el país, más de 10 millones de empleos perdidos por la falta de un programa de rescate a trabajadores y miles de pequeñas empresas en quiebra, que son las principales generadoras de empleo en el país.

Somos el tercer país con más muertos por la pandemia, sólo nos supera Estados Unidos y Brasil, ya rebasamos los 170 mil muertos y cerca de 2 millones de contagiados, con una infraestructura hospitalaria rebasada y falta de insumos sanitarios, además de una inexplicable falta de medicamentos para tratamiento de cáncer y diabetes para niños y otros padecimientos.

El plan de vacunación contra el coronavirus es un evidente fracaso, no llega el fármaco, pero se juega con la pandemia y se le da un uso político para ganar simpatía y votos.

La cadena de errores y ocurrencias delatan a un gobierno sin un proyecto de nación, que nos arrastra al desmantelamiento de instituciones y a una parálisis económica y social, sus programas de entrega de dinero, demuestran que no están diseñados para acabar con la terrible desigualdad que por décadas ha golpeado a los desprotegidos, la política de López Obrador no es combatir la pobreza, es comprar lealtades, dar dádivas a cambio de obediencia y renuncia a un verdadero desarrollo humano, negando derechos elementales; como una vivienda digna, servicios de salud adecuados, educación de calidad y trabajo bien remunerado.

México necesita un verdadero proyecto de nación, elaborado con la participación de todas las fuerzas progresistas, pero sobre todo con la inclusión de los trabajadores, creadores de la riqueza de la nación.