El movimiento #MeToo cobra fuerza en la India más allá de Bollywood

David Asta Alares

Nueva Delhi, 12 oct (EFE).- Las denuncias de abusos sexuales han ido en aumento en las redes sociales más allá de Bollywood desde que la llama del movimiento #MeToo prendió en la India hace dos semanas, hasta el punto de que el Ministerio de la Mujer ha prometido hoy crear un comité judicial para examinar los casos.

“El Ministerio establecerá un comité formado por funcionarios judiciales y del sistema legal para examinar todos los problemas destacados por el movimiento #MeTooIndia”, afirmó en Twitter la cartera que encabeza Maneka Gandhi.

Gandhi instó a las mujeres trabajadoras “a salir sin miedo y denunciar los casos de cualquier tipo de agresiones sexuales” y aseguró que garantizarán “toda la ayuda posible”.

La reacción de la ministra llega entre la cascada de acusaciones de acoso sexual lanzadas por varias reporteras esta semana contra el número dos del Ministerio de Exteriores indio, MJ Akbar, durante la época en la que éste trabajaba como periodista y editor antes de entrar en política.

Akbar, fuera del país asiático en un viaje oficial, no se ha pronunciado sobre las acusaciones, al igual que los miembros del Gobierno de Narendra Modi.

La única en romper el silencio institucional ha sido la ministra de Textiles, Smriti Irani, quien afirmó ayer ante medios que el experiodista “es el mejor posicionado para hablar de este tema”. Además, subrayó que las mujeres que han denunciado abusos en las redes “no deberían ser de ningún modo victimizadas o ridiculizadas”.

El movimiento feminista, que ganó relevancia pública el año por los escándalos del productor Harvey Weinstein en Estados Unidos, no ha afectado por el momento a otros hombres políticos, aunque su efecto se ha dejado sentir en el mundo del periodismo y del entretenimiento.

El conocido cineasta Sajid Khan abandonó hoy la dirección de una película que estaba filmando después de que una actriz, Saloni Chopra, relatase en una larga entrada en su blog el acoso sexual y los abusos que el director supuestamente le infligió.

“Durante meses, me maltrató mentalmente y lloraba hasta dormirme cada noche”, afirmó Chopra, quien detalló que el director llegó a preguntarle si se masturbaba, además de someterla a un trato degradante y exigirle disponibilidad total.

Akshay Kumar, uno de los actores de Bollywood más cotizados de la actualidad y protagonista de la película de Khan, anunció en Twitter que dejaba el proyecto “hasta que se haya investigado más lo ocurrido”, mientras que el director rechazó hoy las acusaciones y aseguró que se retiraba hasta poder demostrar “la verdad”.

La actriz india Tanushree Dutta denunció a finales de septiembre que fue agredida durante el rodaje de una película en 2008, una acusación que ya hizo en su momento sin recibir mucha atención pero que esta vez ha desencadenado una oleada de denuncias de abusos sexuales y agresiones de otras mujeres en las redes sociales.

El #MeToo ha tenido repercusiones en la vida real, con dimisiones más o menos forzadas de editores, escándalos en el mundo del cine y declaraciones políticas, pero por el momento el movimiento no ha protagonizado grandes manifestaciones en las calles indias.

En Nueva Delhi, un pequeño grupo de mujeres convocado por la Federación Nacional de Mujeres Indias acudió hoy al histórico manifestódromo de Jantar Mantar para pedir justicia.

“Los hombres necesitan disculparse, deben pagar por lo que están haciendo. ¿Se dan cuenta del trauma que la mujer está sufriendo cuando es acosada o violada en su lugar de trabajo? ¿Ser traicionada por un jefe?”, afirmó a Efe un miembro de la organización, Rushda Siddiqui.

Según la manifestante, la justicia del país debería permitir que las mujeres denuncien los hechos “incluso si ocurrieron hace 20 años, 30 años”. EFE