El nuevo aeropuerto de Islamabad comienza a operar

ADELTE


Islamabad, 3 may (EFE).- Un vuelo local de la compañía Pakistan International Airlines (PIA) estrenó hoy el nuevo Aeropuerto Internacional de Islamabad, una terminal que ha supuesto el cierre del aeródromo Benazir Bhutto.

Dos días después de ser inaugurado formalmente en un acto encabezado por el primer ministro del país, Shahid Khaqan Abbasi, y tras una construcción que ha llevado once años y alrededor de 860 millones de dólares, el nuevo aeropuerto, que aún no tiene nombre oficial, recibió hoy su primer vuelo procedente de Karachi (sur), la capital económica del país.

“Hoy cerró el viejo aeropuerto y el nuevo Aeropuerto Internacional de Islamabad ha entrado en operaciones”, dijo a Efe la portavoz de Aviación Civil de Pakistán, Fareeha Tahir.

El nuevo aeropuerto está diseñado para ser utilizado por nueve millones de pasajeros y para movilizar 50.000 toneladas de carga anuales, aunque están previstas varias ampliaciones que para 2025 deberán haber provisto al aeródromo de capacidad para 25 millones de viajeros.

El aeropuerto Benazir Bhutto era utilizado por unos 4,5 millones de pasajeros anuales.

“Un total de 19 aerolíneas viajaban al aeropuerto Benazir Bhutto, incluidas cuatro aerolíneas nacionales. Todas ellas van a usar ahora el nuevo aeropuerto”, dijo a Efe un representante de información de Aviación Civil, Azhar Kareem.

Mientras un vuelo de la línea de bandera nacional abría las operaciones del nuevo aeropuerto, otro de la aerolínea Qatar Airways cerró en la mañana de hoy las operaciones en el aeródromo Benazir Bhutto.

“El viejo aeropuerto ya está cerrado”, añadió Kareem.

El aeropuerto ha sido diseñado por la compañía francesa Aéroports de Paris Ingenierie y CPG Corporation, de Singapur, y tiene una torre de control de tráfico de 39 metros, una de las más altas del mundo.

El nuevo aeropuerto entra en funcionamiento en medio de una remodelación del sector aeronáutico paquistaní y mientras el Gobierno de Islamabad trata de privatizar la aerolínea PIA.

El Gobierno paquistaní anunció en enero su intención de vender PIA en tres meses, pero el proceso ha sido paralizado por decisión del Tribunal Supremo.

El Supremo decidió que no se podrá privatizar la compañía sin su permiso y ha señalado que buscará determinar las razones para las pérdidas de la compañía y, en su caso, los responsables de ellas.

Según la Comisión de Privatización de Pakistán, hasta marzo de 2017 la compañía contabilizaba unas pérdidas de 325.000 millones de rupias (unos 2.400 millones de euros). EFE