El OIEA destaca reforma “rápida y efectiva” de la regulación atómica de Japón

Tokio, 22 ene (EFE).- El Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) elogió hoy la “rápida y efectiva” reforma de la regulación japonesa tras el desastre de Fukushima, aunque destacó la necesidad de incrementar su envergadura para la reactivación de centrales.


“Pocos años después de haber sido establecida, la Autoridad de Regulación Nuclear (NRA) ha demostrado su independencia y transparencia”, dijo en una rueda de prensa en Tokio el francés Philippe Jamet, líder del equipo del organismo que ha asesorado el nuevo marco normativo nipón durante una visita de doce días.

Tras Fukushima, el país asiático disolvió su antiguo cuerpo regulador (la Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial, duramente criticada tras el accidente) y estableció un año después, en 2012, la NRA, que depende de la cartera de Medio Ambiente y no de la de Industria.

“Japón ha reformado su sistema regulatorio con una velocidad y una efectividad sorprendentes”, recalcó por su parte el español Juan Carlos Lentijo, vicedirector general del OIEA y director del Departamento de Seguridad Nuclear de la organización, que también ha participado en esta misión.

El equipo, integrado por 19 expertos de 17 países, ha visitado durante su estancia en Japón cuatro instalaciones nucleares, entre ellas la maltrecha central de Fukushima, donde la delegación se mostró “satisfecha” con las tareas de desmantelamiento.

“Este intenso e impresionante trabajo debe continuar con idéntica dedicación, ya que quedan por delante desafíos significativos en los años venideros”, añadió Jamet.

Las recomendaciones para afrontar estos retos quedarán recogidos en un informe que el OIEA publicará dentro de tres meses y se centran en la necesidad de que la NRA amplíe su capital humano para poder garantizar la seguridad del creciente número de reactores que van a comenzar a operar de nuevo en Japón.

El OIEA también subrayó la necesidad de hacer más flexibles los protocolos en las revisiones de instalaciones nucleares para dar “más libertad” a los inspectores de la NRA, especialmente cuando se haya detectado alguna anomalía en una central.

Actualmente solo una central nuclear está operativa en Japón tras cumplimentar las nuevas exigencias de seguridad pos-Fukushima, aunque la semana próxima se reactivará una segunda planta y está previsto que más lo hagan en los próximos meses. (1)EFE