El papa está “preocupado” por Argentina, según Estela de Carlotto

Eldiario.es

Ciudad del Vaticano, 8 feb (EFE).- El papa Francisco “está preocupado” por Argentina, afirmó hoy la presidenta de las Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, tras su encuentro con el pontífice en el Vaticano.

“Está preocupado por Argentina”, explicó a la prensa la activista a las puertas del Vaticano, después de mantener una reunión “amistosa y muy cálida” con el papa, también argentino, de unos veinte minutos.

De Carlotto le entregó una carta en la que reitera su petición de que la Iglesia coopere con todos los archivos que pueda tener a su disposición para encontrar a nietos y desaparecidos durante la última dictadura argentina (1976-1983).

“Yo vine a renovar el pedido a la Iglesia, le dejé por supuesto una carta explícita, de aquello de que la Iglesia coopere con todos los archivos”, apuntó la activista, acompañada, entre otros, por su hija Claudia.

La “abuela” también le dijo al papa que desconoce el contenido del registro de bautizos recuperado recientemente de la capilla “Stella Maris” de la antigua Escuela Mecánica de la Armada (ESMA), conocido centro de detención clandestino en Buenos Aires durante el régimen.

En este sentido, adelantó su intención de ponerse en contacto con el obispo castrense argentino, Santiago Olivera, quien anunció el descubrimiento, para “tener acceso a la información”.

“Me dijo que está todo allá y que le tomó por sorpresa ese descubrimiento, que dio consejos de cómo manejarlo, con mucha precaución, porque lógico puede ser que haya algún dato que nos venga bien o no, pero lo queremos ver. Nosotros lo queremos ver”, agregó.

En la carta también se exponen los escollos que a menudo existen para obtener información y que hay dificultades para algunos que quieren tener noticias porque “el trámite es muy largo y muy engorroso”.

De Carlotto indicó que el papa, con quien ya se vio en 2014, le expresó su preocupación sobre la situación de los derechos humanos en el mundo y más concretamente en México, donde, señaló, hay una situación de violencia “insólita”.

Manifestó que, aunque le habían pedido que preguntara al pontífice cuándo piensa visitar su país, finalmente no lo hizo.

“No me atreví”, reconoció entre risas la activista por los derechos humanos, investida doctora “honoris causa” el martes en Milán (norte de Italia). EFE