El papa insta a cristianos a no mostrarse indiferentes ante los que sufren

Agencia EFE

Ginebra, 21 jun (EFE).- El papa Francisco instó hoy a los cristianos a no mostrarse indiferentes ante todos aquellos que sufren y cuyas voces no son escuchadas, y recordó que es esencial “servir” a los demás.

“Ayudemos a las mujeres y a los hombres de buena voluntad a que se preocupen por los acontecimientos y las situaciones que afectan a gran parte de la humanidad y que pocas veces ocupan la primera página” de los medios de comunicación, afirmó el pontífice en su principal discurso en el Consejo Mundial de Iglesias (CMI), la entidad que engloba al mayor movimiento ecuménico del mundo.

“No podemos mirar al otro lado. Es problemático cuando los cristianos aparecen indiferentes ante los necesitados”, subrayó en su alocución durante la reunión ecuménica, punto central de su visita a Ginebra en apoyo a la búsqueda de la unidad de los cristianos.

“El señor, el buen samaritano nos examinará en base a nuestro amor por nuestro vecino, por cada uno de nuestros vecinos”, afirmó.

Abogó por no perder la esperanza y no concentrarse en lo que no se puede hacer, sino en lo que sí se puede.

Concretamente, el pontífice se refirió a los cristianos de Oriente Medio, perseguidos, precisamente, por serlo.

“La credibilidad del Evangelio se ve afectada por el modo en que los cristianos responden al clamor de todos aquellos, en todas las partes del mundo, que son injustamente víctimas del trágico aumento de una exclusión que, al generar pobreza, fomenta los conflictos”, puntualizó.

En este sentido la moderadora del Comité Central del CMI, Agnes Abuom, una teóloga anglicana de Kenia, dijo que “el mundo” espera que los cristianos estén “unidos por la justicia y la paz, poniendo a los que están en los márgenes en el centro de estas acciones”.

Esto requiere, añadió, que las iglesias miembros del CMI y la Iglesia Católica Romana, trabajen juntas a nivel local e internacional”, como en Sudán del Sur, en Colombia, en la península de Corea, en Burundi y la República Democrática del Congo.

Precisamente, el pontífice recordó a los presentes que “el Señor vino a la Tierra no a ser servido, sino a servir”, y abogó porque este “servicio” se haga “en comunidad”.

“Si una forma particular de servicio es posible, ¿por qué no planearla e implementarla juntos?”, se preguntó.

Por su parte, el reverendo Olav Fyske Tveit, secretario general del CMI, dijo que “el mundo en el que vivimos necesita desesperadamente señales de que podemos reconciliarnos y vivir juntos como una sola humanidad”.

El papa Jorge Bergoglio insistió también en superar estas diferencias de forma activa porque “¿cómo los cristianos pueden proclamar el Evangelio si están divididos entre ellos?”.

El pontífice define su viaje a Ginebra como un “peregrinaje ecuménico” y subrayó que el lema de su visita “Caminar, rezar y trabajar juntos” debe ser la consigna que rija la búsqueda por la unidad de los cristianos. EFE