El presidente birmano promete acabar con los arrestos de presos políticos

20160310_Htin-Kyaw_article_main_imageBangkok, 17 abr (EFE).- El presidente de Birmania (Myanmar), Htin Kyaw, prometió este fin de semana trabajar para que no haya más detenciones de presos políticos en el país, después de dejar en libertad a 199 reos de conciencia con ocasión del Año Nuevo birmano.


“Vamos a hacer un esfuerzo sostenido para evitar en el futuro que se encierre a las personas que actúan legalmente sea por razones políticas o propias”, dijo el mandatario en su mensaje a la nación por el Año Nuevo birmano, según la traducción del diario local The Global New Light of Myanmar.

Htin Kyaw, el primer presidente demócrata de Birmania en más de medio siglo, también prometió esforzarse para vaciar las cárceles y los juzgados de presos políticos.

El jefe del Estado perdonó el 8 de abril pasado, con ocasión del Año Nuevo birmano, a 199 reos de conciencia, entre ellos a dos menores y 36 mujeres, de acuerdo con los datos de la Policía.

Según la Policía, 83 condenados que recibieron la clemencia presidencial son presos políticos.

La Asociación de Asistencia a los Presos Políticos (AAPP) de Birmania tenía registrados 7 de abril a 121 disidentes encarcelados en el país y a 414 activistas en juicio o a la espera de juicio.

La AAP confirmó al día siguiente que 114 activistas recobraron la libertad, pero no ha actualizado los datos desde entonces debido a las fiestas por el Año Nuevo birmano.

Por otro lado, el presidente de Birmania solicitó la ayuda de la población para poder “poner en marcha políticas como la reconciliación nacional, la paz interna, la elaboración de una Constitución que establezca un estado democrático federal y promueva a la sociedad”.

Htin Kyaw también instó a los birmanos a implicarse en la construcción del país, a presentar sugerencias y proyectos, y a criticar y denunciar cuando crean que el Gobierno lo hace mal.

Birmania celebró el 8 de noviembre de 2015 las primeras elecciones libres y democráticas en décadas, que ganó con mayoría abrumadora la nobel de la paz Aung San Suu Kyi y su partido, la Liga Nacional por la Democracia (NLD, en inglés).

No obstante la victoria, Suu Kyi eligió a Htin Kyaw para ejercer de jefe del Estado porque ella misma no podía ocupar el cargo, se lo impide la Constitución vigente, heredada de las juntas militares que la tuvieron bajo arresto domiciliario más de 15 años.

Otras disposiciones polémicas de la vigente Carta Magna son la que otorga a las Fuerzas Armadas el 25 % del Parlamento bicameral o los ministerios de Defensa, Interior y Asuntos Fronterizos, por citar algunas.

Birmania estuvo gobernada por generales desde 1962 hasta el pasado 30 de marzo. (1)EFE