El presidente de Canarias elogia el legado isleño que aún pervive en Texas

El médico interactivo

San Antonio (EEUU), 16 jun (EFE).- El presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, destacó hoy el legado de ese archipiélago “en un lugar tan lejano” como la ciudad de San Antonio (Texas), donde “existe una colonia que respeta las costumbres y se siente orgullosa de sus raíces”.

El mandatario, que acudió a un acto con descendientes de canarios en el marco de la conmemoración del 300 aniversario de la fundación de la ciudad texana, recordó que en muchas ocasiones “con el tiempo se olvidan las raíces”, lo que provoca la pérdida de “la identidad común”.

Por ello, Clavijo resaltó el valor de este tipo de encuentros que favorecen “el fortalecimiento” de los lazos entre ambos pueblos y agradeció “la valiosa labor de mantener ese espíritu generación tras generación”.

A principios del siglo XVIII, con el objetivo de expandir la religión católica y la idiosincrasia española, decenas de familias canarias enviadas por el gobierno de la época emigraron a esta tierra sureña de Estados Unidos.

El asentamiento finalmente se consolidó impregnando en San Antonio el carácter isleño y dejando algunos edificios emblemáticos como la Catedral de San Fernando, la más antigua de EE.UU., que en su interior alberga una imagen de la Virgen de la Candelaria, patrona de las Islas Canarias.

“El pueblo canario emigró buscando una oportunidad mejor y tuvo la ocasión de fundar una ciudad en Texas; por lo tanto creo que todos debemos tener esa oportunidad de una vida mejor como parte de la solidaridad”, manifestó el presidente haciendo referencia a la crisis migratoria global.

Clavijo aseguró que las relaciones entre regiones “se mantienen muy vivas” y espera estrechar lazos, no solo en el plano histórico, sino también en el ámbito económico.

En este sentido, el líder canario estuvo acompañado en su visita por el responsable de la Viceconsejería de Acción Exterior, Luis Guillermo Padilla, con el propósito de reforzar las relaciones comerciales gracias a “la ubicación estratégica de Canarias respecto al continente africano”.

En el evento también participó el juez del condado de Bexar (Texas), el demócrata Nelson Wolff, una de las principales figuras del estado de la estrella solitaria con más implicación en proteger el legado histórico de la ciudad.

El magistrado, que también fue alcalde de la ciudad (1991-1995), agradeció la presencia del presidente Fernando Clavijo y la dedicación de su institución en reconocer la labor de quienes mantienen “el legado español” en la comunidad, una herencia de la que dice estar “orgulloso”.

Los asistentes pudieron observar la exposición organizada por el Centro de descendientes de canarios en Texas, con documentos originales de la fundación y retratos de las familias que llegaron a la zona.

Además, para concluir el acto, se presentó una cerveza especial elaborada con gofio, producto típico de las Islas Canarias, mezclada con miel texana, junto a otros platos típicos de Texas.

La agenda de Clavijo continua mañana con la primera jornada oficial de la visita de los reyes de España, Felipe VI y Letizia, a San Antonio, en la que mantendrán reuniones con diversas personalidades del estado.

En primer lugar, la comitiva asistirá a una recepción de bienvenida con el alcalde de la ciudad, Ron Nirenberg en el Palacio del Gobernador, donde hará entrega a Felipe VI de la primera edición de la llave de las Misiones.

A continuación, visitarán la misión de San José, una de las que dieron pie al nacimiento de San Antonio por franciscanos españoles.

Los monarcas completarán la jornada con un encuentro con el gobernador de Texas, el republicano Greg Abbot, y una cena oficial en la que Felipe VI pronunciará un discurso.

Esta visita a San Antonio ocurre 31 años después de la que llevaron a cabo los reyes Juan Carlos I y Sofía en una gira similar para remarcar la huella que dejó España en territorios como Texas, Luisiana y Nuevo México.

El próximo martes los reyes viajarán a Washington, última escala de su gira por EE.UU., donde serán recibidos por el presidente Donald Trump y su esposa, Melania. EFE