El presidente de Gabón continúa su recuperación en un hospital de Riad

Libreville, 11 nov (EFE).- El presidente de Gabón, Ali Bongo Ondimba, hospitalizado en Riad desde el pasado 24 de octubre por una supuesta fatiga, todavía está en proceso de recuperar la totalidad de “sus facultades físicas”, informó hoy el Gobierno de su país.

“La evolución positiva se ha acelerado de forma significativa en los últimos días. Hoy, el presidente de la República se encuentra en una fase de recuperación de la plenitud de sus facultades físicas”, aseguró el portavoz presidencial, Ike Ngouoni Aïla Oyouomi, en un comunicado.

Según Ngouoni, las informaciones divulgadas en el último boletín médico desde Arabia Saudí “son extremadamente tranquilizadoras”, pese a que el mandatario lleva 18 días ingresado a causa de una supuesta fatiga pasajera.

Ante el relativo silencio por parte del Gobierno, los rumores acerca de su verdadero estado de salud no han dejado de crecer en las últimas semanas.

Este viernes, la Alta Autoridad de Comunicaciones (HAC), entidad que regula los medios de comunicación en el país, suspendió al periódico local L’Aube por tres meses tras publicar un artículo en el que sugería que Gabón permanecía en un “piloto automático (muy peligroso)”, a raíz de la misteriosa hospitalización de Bongo.

Y a finales de octubre, la HAC inhabilitó también por seis meses la emisión en su país de canal privado de televisión camerunés Vision 4, tras anunciar durante su retransmisión la falsa muerte del presidente.

Ali Bongo Ondimba, de 59 años, asistía a finales de octubre a una cumbre de inversiones en la capital de Riad cuando fue hospitalizado, según informaron medios saudíes.

Hijo de Omar Bongo, presidente de Gabón durante más de cuatro décadas (1967-2009), Ali Bongo sucedió a su padre en 2009, y fue reelegido en 2016 en unos comicios muy ajustados; resultado que provocó una fuerte contestación social, que dejó al menos varios muertos y centenas de detenidos.

Su principal rival, Jean Ping (expresidente de la Comisión de la Unión Africana), le acusó entonces de fraude, e incluso, la Unión Europa (UE) cuestionó la legitimidad del proceso electoral y denunció irregularidades. EFE