El presidente de Nigeria visita a las tropas tras último ataque de Boko Haram

Abuya, 28 nov (EFE).- El presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, visitó hoy a las tropas en la ciudad de Maiduguri, zona del noreste del país afectada por los yihadistas de Boko Haram y donde varias decenas de militares perdieron la vida en un ataque hace dos semanas.

El mandatario se comprometió a eliminar a los yihadistas, una promesa que ya ha alardeado de haber cumplido en otras ocasiones, tras visitar a soldados hospitalizados en la principal ciudad del estado de Borno.

Los medios locales cifran en alrededor de un centenar los militares muertos entre el 18 y el 20 de noviembre tras el asedio de Boko Haram a una base militar en Metele.

Buhari reconoció la reciente pérdida de vidas en las filas del Ejército a manos de los terroristas, pero no dio cifras concretas.

Tampoco el Ejército nigeriano, reacio normalmente a precisar datos sobre este tipo de incidentes, ha facilitado el número oficial de muertes.

El Ejército alegó el pasado sábado, ante las críticas por la poca información sobre el ataque, que necesitaba comunicárselo a las familias de los fallecidos antes de hacer pública la noticia.

Hoy Buhari prometió enviar a los militares todo lo que necesiten para “ganar la batalla contra los terroristas” y expresó su gratitud a los efectivos y sus familiares por su sacrificio.

Además, convocó una reunión con los países vecinos que intervienen en la fuerza conjunta multinacional que lucha contra el terrorismo en la región, que tendrá lugar en la capital de Chad para revisar la actual situación y tomar medidas para mejorarla, precisó el presidente en su cuenta de la red social Twitter.

Se espera que asistan los jefes de Estado de Chad, República Centroafricana, Níger, Camerún y Benín, además de Nigeria.

Aunque el Gobierno de Buhari insiste en que Boko Haram está debilitado y que los terroristas han perdido terreno hasta verse relegados a áreas fronterizas, la violencia contra objetivos militares y civiles ha aumentado en los últimos meses.

Con las elecciones de febrero próximo ya en la mira, la seguridad y la lucha contra los yihadistas están en la agenda diaria de Buhari y sus rivales políticos.

El noreste de Nigeria lleva años sumido en un estado de violencia provocado por las acciones de Boko Haram, que desde 2009 lucha por imponer un Estado de corte islámico en Nigeria, país de mayoría musulmana en el norte y predominantemente cristiano en el sur.

Esta guerra de nueve años se ha cobrado más de 20.000 vidas y ha provocado el desplazamiento de alrededor de 2 millones de personas, una población similar a la de Gabón o Letonia. EFE