Inicio > Noticias > Internacional > El principal grupo insurgente musulmán se une al diálogo de paz en Tailandia

El principal grupo insurgente musulmán se une al diálogo de paz en Tailandia

Bangkok, 21 ene (EFE).- El Frente Nacional Revolucionario (BRN), el principal grupo insurgente musulmán en el sur de Tailandia, anunció este martes que se ha unido a las conversaciones de paz con el Gobierno tailandés.

“El 20 de enero de 2020 la primera ronda del diálogo oficial de paz tuvo lugar con éxito en Kuala Lumpur”, indicó en un comunicado el BRN, que en los últimos años se había negado a participar en los diálogos entre las guerrillas musulmanas y las autoridades.

El grupo insurgente afirmó que el objetivo es “encontrar un acuerdo mutuo para resolver el conflicto interminable que hasta ahora ha provocado miles de muertes y heridos”.

El BRN también confirmó que el Gobierno malasio actúa como mediador y que el diálogo se realiza con observadores extranjeros, condición del grupo para unirse al diálogo a la que anteriormente se oponía el Gobierno tailandés.

Los negociadores de la guerrilla estuvieron encabezada por Anas Abdulrahman y la delegación gubernamental por el general Wanlop Rugsnaoh.

El Comité para el Diálogo de Paz del Gobierno afirmó en un comunicado que “ambas partes intercambiaron visiones en una atmósfera constructiva” y abogó por incluir a “todos los sectores” en el diálogo con el fin de lograr “soluciones concretas” para la paz.

Tailandia inició en febrero de 2013 un diálogo de paz oficial con el BRN, con Hassan Toyib como representante principal del grupo guerrillero, pero el proceso se estancó en diciembre de ese año.

En los últimos años, las autoridades sí han dialogado con otros grupos insurgentes agrupados en Mara Patani.

Los atentados con armas ligeras, asesinatos y ataques con explosivos son frecuentes en las provincias de Pattani, Yala y Narathiwat, en el sur de Tailandia, pese al despliegue de 40.000 miembros de las fuerzas de seguridad y la vigencia del estado de excepción y la ley marcial.

Casi 7.000 personas han muerto en enfrentamientos en esa zona desde que el movimiento separatista musulmán reanudó la lucha armada en 2004, después de una década de letargo, según el recuento de la organización Deep South Watch.

Los insurgentes de etnia malaya y fe musulmana -la mayoritaria en la región- denuncian la discriminación que sufren por parte del Gobierno central y exigen más autonomía e incluso la creación de un Estado islámico que integre las tres provincias que formaron el antiguo sultanato de Patani y que Tailandia se anexionó hace un siglo. EFE

%d bloggers like this: