Inicio > Noticias > Internacional > El Salvador registra 824 personas desaparecidas en el primer semestre de 2020

El Salvador registra 824 personas desaparecidas en el primer semestre de 2020

San Salvador, 27 ago (EFE).- La Fiscalía General de la República de El Salvador registró durante el primer semestre de 2020 al menos 824 casos de personas desaparecidas, de las que se desconoce el paradero de 357, según cifras divulgadas este jueves.

Con lo anterior, el promedio diario de desapariciones se situó en 4,5, según el Ministerio Público.

La Fiscalía destacó que durante el primer trimestre del año se registró el mayor número de desaparecidos con 540 casos, mientras que en el segundo trimestre se computaron 284, caída relacionada con la pandemia de la COVID-19.

Las cifras manejadas por la Policía Nacional Civil son menores a las contabilizadas por la Fiscalía con 728 casos, lo que representa una baja del 43,7 % respecto al mismo lapso de 2019, según el Gobierno.

Del total de los casos reportados por la Policía, el 56 % de las personas sigue con paradero desconocido, un 40 % fueron encontradas con vida y el 4 % se localizaron muertas.

La cifra de las personas que supuestamente desaparecieron por la violencia en El Salvador durante 2019 superó el umbral de lo que se considera una epidemia y se colocó en una tasa de más de 48 por cada 100.000 habitantes, de acuerdo con el dato de las denuncias recibidas por la Fiscalía que fueron proporcionadas a Efe en enero de este año.

De acuerdo con el Ministerio Público, en 2019 los reportes de desaparecidos sumaron 3.202, un comportamiento a la baja en comparación con 2018.

Diversos reportes de medios locales, que citan como fuente a la Fiscalía, señalan que en 2018 se computaron 3.679 casos, con lo que la cifra de 2019 fue menor en un 12,9 %.

Israel Ticas, uno de los forenses más reconocidos en el país y que trabaja para la Fiscalía, ha señalado en diferentes ocasiones que si una persona pasa más de ocho días desaparecida existe una alta probabilidad de que haya sido asesinada y enterrada en un cementerio clandestino. EFE