El Salvador reitera su compromiso con dignificación de víctimas de la guerra

Tribunanoticias

San Salvador, 16 feb (EFE).- El presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, reiteró hoy la voluntad de su Gobierno de continuar impulsando acciones que dignifiquen a las víctimas de la guerra civil (1980-1992) y a sus familias, y que les generen oportunidades de desarrollo.

“Reiteramos nuestra voluntad de continuar trabajando, con las limitaciones que podamos tener, para responder al compromiso que adquirimos con las víctimas de la guerra”, aseguró el mandatario.

Sánchez Cerén aseguró que “no hay reparación para el dolor de las víctimas”, pero -agregó- “lo que tratamos es de generar las condiciones para que puedan vivir dignamente, en el marco de las posibilidades que tiene el país”.

Señaló que su Gobierno “trabaja por establecer una visión común con todos los sectores para que el país pueda contar con una verdadera política de reparación de víctimas”.

Las declaraciones del presidente salvadoreño fueron brindadas durante una reunión de trabajo con miembros del Consejo Consultivo de Registro de Víctimas, donde se analizaron, junto a miembros de su gabinete, los avances en el programa de Reparaciones a las Víctimas de Graves Violaciones a los Derechos Humanos en el Contexto del Conflicto Armado Interno.

Este programa contempla cuatro tipos de medidas de reparación en lo referente a la rehabilitación, indemnización, dignificación y garantías de no repetición de los hechos.

Durante el encuentro, se resaltó el trabajo realizado en materia de salud, educación, agricultura y cultura, y se abordaron aspectos de la reforma integral a la formación en derechos humanos de miembros de la Fuerza Armada y de la Academia Nacional de Seguridad Pública, con el objetivo de que los hechos que sucedieron en los años del conflicto armado “jamás se vuelvan a repetirse en El Salvador”.

Durante los 12 años de guerra, en los que se enfrentaron la guerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), ahora en el poder como partido político, y el Ejército de este país, financiado por Estados Unidos, murieron unas 75.000 personas y desaparecieron otras 8.000.EFE