El sector agrícola de Estados Unidos pide a Trump levantar el embargo a Cuba

La Demajagua, diario digital de la provincia de Granma

La Habana, 13 jun (EFE).- La Asociación Nacional de Departamentos Estatales de Agricultura de Estados Unidos (NASDA) exigió hoy en La Habana a la Administración de Donald Trump que levante el embargo que impone a Cuba desde hace casi seis décadas y normalice las relaciones comerciales bilaterales.

La política de Washington hacia Cuba “es inconsistente en relación con sus políticas hacia otros países”, criticó Steven Reviczky, presidente de la entidad que representa a los comisionados, secretarios y directores de los departamentos de agricultura en los cincuenta estados y cuatro territorios de EEUU.

Reviczky ofreció hoy una rueda de prensa en La Habana junto a representantes del sector primario de cinco estados (Delaware, Dakota del Norte, Minnesota, Virginia y Washington) tras una semana de visita en la isla en la que se han citado con autoridades cubanas y han visitado explotaciones agrícolas.

“Abran sus mentes y corazones para hacer posible el comercio libre”, exigió el presidente de NASDA en un mensaje al Gobierno, el Congreso y el Senado de su país, en un momento en que EEUU repara sus lazos bilaterales con otro enemigo histórico, Corea del Norte.

El fin del embargo multiplicaría por cuatro los intercambios del sector agrícola entre ambos países de los 250 millones actuales hasta 1.000 millones de dólares anuales, aseguraron hoy los representantes de NASDA.

El secretario de Agricultura del estado de Delaware, Michael Scuse, indicó que normalizar las relaciones comerciales generaría un “beneficio mutuo”, ya que no solo EEUU podría vender grano, maíz o legumbres a Cuba, sino que el país caribeño encontraría en el estadounidense un amplio mercado para sus frutas tropicales y productos orgánicos.

Los representantes del sector agrícola estadounidense se comprometieron a seguir ejerciendo presión en el Congreso y el Senado para lograr el levantamiento del embargo que impuso a Cuba el expresidente Dwight D. Eisenhower en 1960, en respuesta a la nacionalización forzada de empresas estadounidenses por parte de Fidel Castro.

“Los visitantes vienen a Cuba, ven los coches clásicos en La Habana y creen que es un país congelado en el tiempo, pero irónicamente es la política de EEUU hacia Cuba lo que constituye una reliquia del pasado”, ilustró el subcomisionado agrícola de Virginia, Charles Green, en la rueda de prensa de hoy.

En 2014 el expresidente estadounidense Barack Obama inició junto a su homólogo cubano Raúl Castro un proceso de normalización de lazos bilaterales, aunque éste fue revertido por Donald Trump cuando asumió el poder en enero de 2017. EFE