El sector turístico uruguayo está preparado para capear las crisis regionales

Agencia EFE

(Corrige cifra de ingresos en el cuarto párrafo)

Noelia F. Aceituno

Asunción, 12 oct (EFE).- El sector turístico uruguayo tiene “un ojo puesto en el futuro y otro en el presente”, avizor a las crisis regionales para responder a ellas “con medidas que vayan capeando el temporal mientras transcurre”, como explicó en una entrevista con Efe el director nacional de Turismo de Uruguay, Carlos Fagetti.

“El tema es estar preparado. Por eso la salida a las Ferias y el trabajo interno, público-privado, para estar bien preparados para esas crisis. A veces toca agudizar el ingenio, a veces resignar algunos impuestos”, comentó Fagetti durante su visita a la 15 Feria Internacional de Turismo de Paraguay (Fitpar).

La inestabilidad en la región y los vaivenes de las divisas no asustan al sector turístico de un país que ya ha visto “muchas crisis y situaciones complejas” de sus países vecinos, aunque no descartan que “vaya a impactar”.

“Cerramos el 2017 con más de 4 millones de visitantes y más de 2.400 millones de dólares de ingresos. Al primer semestre de este año, (la cifra) está levemente por debajo pero venía siendo una buena temporada. Veremos cómo se desempeña este segundo semestre, que está ya la primavera y el verano, que es nuestra temporada alta”, avanzó el director nacional de Turismo de Uruguay.

Su oferta son unas “vacaciones tranquilas, con mucha diversidad, con mucha tranquilidad y con mucha seguridad”, con propuestas que van desde “una agenda cultural muy importante en Montevideo”, pasando por el turismo náutico, los cruceros, el turismo termal o el Corredor de los Pájaros Pintados, el en litoral oeste de Uruguay.

Pero al margen de eso, Uruguay se encamina también a “desestacionalizar” su turismo, hacer que deje de depender solo del modelo “sol y playa” para conseguir “generación de oferta todo el año” a través del turismo de reuniones y eventos.

Además, el país recupera la exención del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), aprobado de nuevo en agosto de este año.

“Hemos hecho un esfuerzo muy grande (…), es el descuento de IVA en todos los servicios pagando con tarjeta de crédito. Me refiero a la gastronomía, a los alojamientos, alquiler de auto, todos los servicios de catering”, recalcó Fagetti, y agregó que a eso se suman las iniciativas privadas para ofrecer “precios bajos” en “un contexto regional de incertidumbre”.

Estas medidas buscan afianzar, en parte, “a la clase media argentina, que puede estar un poco más impactada”, si bien la estrategia turística de Uruguay busca salir de las fronteras regionales y posicionarse en otros países, como Chile, Colombia, Estados Unidos o Europa, en particular, en España, Reino Unido y Alemania.

El obstáculo que queda por sortear, según Fagetti, es la conectividad para atraer turistas de mercados que “interesan mucho”, como los asiáticos.

“Tenemos que trabajar mucho la conectividad. Hoy para llegar a China hay que ir vía México o Panamá. Estamos trabajando para que sea cada vez más directo ese vínculo. Uruguay ha abierto consulados en China, se está trabajando muy fuerte ese mercado, nos interesa mucho”, aseguró.

En su opinión, a los turistas de procedencias tan lejanas es conveniente conquistarles con paquetes “multidestino”, que incluyan también a Brasil y Argentina.

“Estamos trabajando en un producto que es la Ruta Jesuítica, que vincula lo que es Paraguay, Brasil, Argentina y Uruguay. Justamente en la próxima reunión de Mercosur, que se hace en diciembre en Uruguay, uno de los temas que se va a tratar es la Ruta Jesuítica”, señaló.

Al margen de la oferta, Fagetti añadió otros dos alicientes del turismo uruguayo: la formación del sector y su adaptación a las nuevas tendencias.

“Cada vez más entendemos que el turismo es una experiencia, y la escala de Uruguay permite esa relación entre quien visita y quien es visitado (…). Hay más exigencia pero estamos tratando de ponernos a tiro en cuanto a prestaciones y calidad de prestaciones que el cliente busca”, expresó.

En cuanto a la adaptación a las nuevas tendencias y a la aparición de alternativas a los operadores tradicionales, Fagetti sostuvo que debe haber “un marco legal, un marco para funcionar” porque “es ese el camino, las aplicaciones son una realidad que han venido para quedarse”. EFE