El TEDH condena a Azerbaiyán por el encarcelamiento de un periodista opositor

Estrasburgo (Francia), 6 dic (EFE).- El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) condenó hoy a Azerbaiyán por el encarcelamiento de un periodista de oposición acusado de gamberrismo, antes de que hubiera una decisión judicial en su contra y sin que se dieran justificaciones para privarlo de libertad.

El Tribunal de Estrasburgo reprochó a Azerbaiyán “la práctica consistente en detener a los litigantes por la sola razón de estar acusados de un delito” en el procedimiento abierto por Seymur Mashgul oglu Haziyev, que sigue en prisión, ahora condenado, por un delito de “gamberrismo”.

En su sentencia, la Corte europea recuerda que ya ha examinado numerosos casos contra este país por el mismo motivo y en todos ellos se ha constatado una o varias vulneraciones del Convenio Europeo de Derechos Humanos.

En este caso, las autoridades azeríes no protegieron los derechos del demandante a la libertad y a la seguridad, y a ser juzgado en un tiempo razonable o puesto en libertad durante el proceso judicial.

Por eso, la sala quinta del TEDH condena por unanimidad a Azerbaiyán a indemnizar a Haziyev con 13.000 euros en concepto de daños morales y 1.500 por costas judiciales.

El denunciante, de 36 años, es un periodista de prensa escrita y televisión, crítico con el Gobierno, que obtuvo hace dos años el premio internacional “Free Media Awards” al periodismo independiente en Europa del Este.

El 29 de agosto de 2014 fue agredido mientras se dirigía al trabajo y se defendió con una botella de cristal. Fue detenido por “gamberrismo” y presentado ante un juez que dictó prisión provisional de dos meses “por riesgo a reincidir y a entorpecer la investigación”.

Los jueces rechazaron un recurso contra esa orden y otros tres para obtener la libertad condicional o una detención domiciliaria. Un tribunal decidió posteriormente que la detención del demandante “no debía cambiar”.

En su fallo, los jueces europeos afirman que una vez que expiró el plazo de dos meses de encarcelamiento que el primer juez dictó contra él (el 29 de octubre de 2014) y hasta que se juzgó como regular (el 11 de noviembre de ese año), “fue privado de libertad sin una decisión judicial que autorizara esta medida”.

Critican que los magistrados azeríes no justificaran con motivos “pertinentes” y “suficientes” por qué existía riesgo de reincidencia y de obstrucción a la investigación, ni por qué la prisión provisional no debía cambiar. EFE