El Zoológico de Nicaragua acoge dos crías del amenazado tigre blanco

Managua, 28 may (EFE).- Dos crías de tigres blancos de Bengala (Panthera tigris), una especie en peligro de extinción, fueron presentados este martes en el Zoológico de Nicaragua, en el sur de Managua, y son los únicos ejemplares de su tipo en Centroamérica.

Los dos nuevos cachorros de tigres blancos de Bengala, macho y hembra, llegaron al Zoológico Nacional procedentes de México, dijo a Acan-Efe uno de los cuidadores del sitio, Dennis Rodríguez.

Las crías, que aterrizaron en Nicaragua la madrugada del lunes, han pasado de forma satisfactoria sus primeros cinco meses de vida en cautiverio en México, explicó.

Rodríguez afirmó que ambas especies son los únicos ejemplares en Centroamérica.

Los cachorros de color blanco están marcados por una condición genética que elimina el pigmento del tradicional pelaje anaranjado de estos tigres originarios del sudeste asiático, sin afectar a sus distintivas rayas negras.

Los pequeños tigres, Osman y Halime, fueron donados a Nicaragua por un zoológico mexicano para fines reproductivos en el país centroamericano y de esa manera seguir preservando la especie, de acuerdo con Rodríguez.

La idea, de acuerdo con el trabajador, es que los tigres sean regresados a su hábitat natural fuera de Nicaragua una vez hayan llegado a su adultez y dejen crías.

Por el momento permanecen juntos en un recinto adornado con palmas y un bebedero, en el que duermen, comen y juegan, con instintivos movimientos en los que ensayan sus habilidades de depredador.

Son alimentados diariamente con al menos 5,4 kilos de pollo en intervalos de tres horas cada tigre.

Además ya están desparasitados y se les da seguimiento a su comportamiento debido al cambio de ambiente, indicó el cuidador.

La manutención y atención médica de los ejemplares durante toda su estadía en el Zoológico Nacional será costeada por un “padrino oficial”, cuyo nombre no quiso identificar, señaló la fuente.

Además del ahora tigre blanco, en el Zoo también habitan el tigre de Bengala, el siberiano, jaguar, puma, leones africanos; y de especies pequeñas se encuentran el tigrillo ocelote, tigrillo margay, entre otros.

El Zoológico Nacional, renombrado recientemente como Zoo Nicaragua, mantiene 945 especies en protección, mientras esperan ser liberados.

Un total de 35 personas trabajan en el mantenimiento del centro animal, entre guardaparques, vigilantes, conductores, área administrativa, entre otros.

Al Zoológico Nacional ingresan, en promedio, unas 1.000 personas durante los fines de semana, pagando simbólicamente un dólar los nicaragüenses y cuatro dólares los extranjeros. EFE