Elección presidencial haitiana en el aire tras cancelación de segunda vuelta

imagen (20)Etant Dupain


Puerto Príncipe, 22 ene (EFE).- El consejo Provisional Electoral (CEP) de Haití canceló hoy la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del próximo domingo y dejó en el aire el futuro del Gobierno, cuyo presidente, Michel Martelly, termina su mandato el 7 de febrero.

Durante la última semana, que estuvo marcada por las manifestaciones convocadas por la oposición contra las elecciones, el fantasma de un aplazamiento se había asomado tras la renuncia del candidato opositor, Jude Celestin, por la supuesta parcialidad del órgano electoral.

Martelly, sin embargo, había dicho que su intención era seguir adelante con la convocatoria de los comicios este domingo y que proyectaba entregar el poder “de manera constitucional”.

Fuentes políticas dijeron a Efe que tras la cancelación de las elecciones y como forma de avanzar a una normalización de la situación es posible que se forme un Gobierno provisional después del 7 de febrero, que podría ser presidido por el primer ministro, Paul Evans, o que se aplique alguna otra fórmula sugerida por el poder legislativo.

Por otra parte, partidarios de Martelly han opinado que debería seguir en el poder más allá del 7 de febrero hasta que se elija su sucesor.

La decisión del ente electoral acalló por unos minutos las violentas manifestaciones de protesta contra las elecciones del domingo, pero estas se reanudaron con actos de violencia como una muestra de descontento contra Martelly y con exhortaciones a la desobediencia civil.

En una conferencia de prensa convocada de urgencia por el consejo electoral el presidente del organismo, Pierre Opont, dijo que la decisión de cancelar los comicios había sido tomada por “razones de seguridad” y después de que algunos de sus miembros recibieran amenazas de muerte.

“Esta es una victoria para todo el sector democrático del país”, dijo a medios locales Celestin, quien renunció hace cuatro días a sus aspiraciones presidenciales tras denunciar un fraude en la primera vuelta, celebrada el 25 de octubre y en la que fue superado por el candidato oficialista, Jovenel Moisé, quien estuvo de campaña electoral hasta hoy mismo.

El político opositor dijo que la cancelación anunciada hoy dio la razón a sus partidarios, muchos de los cuales participaron en las protestas que se extendieron por el noreste del país después de haber sacudido al centro de la capital y al sector de Pétionville, uno de los más importantes y seguros de la ciudad.

En el escenario de las protestas, los manifestantes quemaron automóviles y saquearon tiendas obligando a la Policía a hacer disparos al aire y lanzar bombas lacrimógenas para dispersarlos.

“Hay heridos pero no conocemos aún el número”, dijo un agente policial que pidió que no se le identificara.

Una niña murió baleada en la zona capitalina de Carrefour Feuilles, pero por el momento se desconoce si su fallecimiento está relacionado con las protestas.

Poco antes del anuncio, el Consejo Electoral Provisional había ordenado suspender la distribución del material electoral y recoger el ya repartido en varias zonas del país.

Además, el llamado “Core Group” difundió poco antes de la cancelación un comunicado en el que se obviaba la mención de la fecha de las elecciones y se instaba a encontrar una salida que se asegurara la renovación democrática de las instituciones del Estado haitiano.

El grupo está integrado por los embajadores de Brasil, Canadá, Francia, España, Estados Unidos y la Unión Europea y el representante especial de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización en Haití (Minustah).

Martelly tenía previsto dirigirse nuevamente hoy a la nación -el jueves lo hizo en varias ocasiones- pero tras el anuncio del Consejo Electoral, su alocución también fue cancelada.

La decisión del Consejo Electoral llega después de que el primer ministro mencionara en los últimos días que había varias opciones sobre la mesa para salir de la situación y de que la Iglesia católica en el país, con el cardenal Chibly Langlois al frente, revelara que se estaba intentando buscar una salida a la crisis. (1)EFE