Emite Servicios Públicos hasta 30 exhortos diarios por lotes baldíos

lotes-baldiosLos dueños de lotes baldíos en la capital omiten a menudo las obligaciones que por reglamento tienen hacia sus propiedades, principalmente en lo referente a la limpieza de los mismos por lo cual los inspectores ecológicos emiten mensualmente de 20 a 30 exhortos al respecto.

Lo anterior lo dio a conocer el director de Servicios Públicos Municipales Jorge Parra Meléndez, quien agregó que el área de Inspectores Ecológicos continúa con los recorridos diarios de supervisión para emitir exhortos a quienes no cerquen o barden su propiedad y para los que arrojen escombro en dichos espacios, pasando a emitir un acta en caso de reincidencia u omisión.

Recordó que la limpieza de terrenos baldíos corresponde a los dueños de los mismos al tratarse de una propiedad privada, por lo que hizo el llamado a los ciudadanos de atender sus deberes como titulares de un predio; “el Municipio es responsable de áreas públicas. Se puede brindar apoyo en caso de denuncia pero los únicos responsables son los dueños”, dijo.

Manifestó que igualmente, cuando se sorprende a alguien arrojando basura a estos terrenos, se emite un apercibimiento mientras que a los dueños se les hace llegar una recomendación para que lo limpien, teniendo entre 50 y 60 actas de estos dos rubros cada mes; “la labor de los inspectores es atender cada reporte ciudadano para poder tener una ciudad limpia”, expresó.

El funcionario agregó que cuando se trata de un caso de reincidencia los inspectores ecológicos emiten un acta circunstanciada, de la cual llegan a tener entre 20 y 25 casos mensualmente; “tener un acta circunstanciada implica ser acreedor a multas y sanciones que, dependiendo de la circunstancia en que se incurra, será valorada por el Juzgado Administrativo para su cobro”.

De acuerdo a los datos que proporciona la Dirección Municipal de Desarrollo Urbano de los 54 mil lotes baldíos que se tienen contabilizados que existen en la mancha urbana de la capital por lo menos el 70 por ciento de ellos se encuentran desatendidos por sus propietarios y de estos 800 son considerados como peligrosos focos de infección y riesgo.