Empresa donde trabajaba sobrina de Villar apoyó “a su familia todo el tiempo”

angel-maria-villar-minMéxico, 20 sep (EFE).- La empresa IBM México, en la que trabajaba la española María Villar Galaz, secuestrada y asesinada en este país, apoyó “todo el tiempo” a la familia, con la que se solidariza por la tragedia, informó hoy a EFE la directora de Marketing y Comunicación de la compañía, Ana Paula Nacif.

“Hemos tenido mucha comunicación con la familia de nuestra colega María”, sobrina del presidente de la Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar, “para brindar apoyo en cualquier forma en que se necesite”, afirmó Nacif desde la sede de la empresa en la zona de Santa Fe, un área de oficinas y modernos rascacielos del oeste de la capital mexicana.

“Todo el tiempo estuvimos apoyando a su familia”, recalcó Nacif, que prefirió no dar más detalles sobre el caso.

La portavoz de IBM México indicó que “todos los ‘ibemistas’ están con (se solidarizan) los familiares” de María, que llevaba “un año y tres meses trabajando como consultora de la División de Servicios de Consultoría de Negocios de IBM México”, detalló.

“Sus colegas de trabajo han mostrado una gran empatía con su familia”, ahondó.

Minutos antes, la asistente de Villar, que se identificó como Mónica, indicó a EFE que en la compañía “ella veía lo que era el área de banca”.

María Villar Galaz, cuyo cadáver fue hallado en Toluca, capital del Estado de México, aledaño a la capital, fue secuestrada tras tomar un taxi el martes pasado en el centro comercial Patio Santa Fe, frente a las oficinas de IBM.

Conocidos de la víctima informaron hoy a EFE que Villar Galaz se subió al coche a las 21.00 hora local (02.00 GMT del miércoles pasado) “con destino a Polanco”, un barrio residencial de la capital próximo a Santa Fe, señalaron las fuentes, y añadieron que la joven llamó a su esposo comentando que estaba de regreso a casa.

El ministro español de Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, dijo este martes a la emisora de radio española Onda Cero que la joven fue secuestrada por unos sujetos que recorrieron con ella “varios cajeros intentando sacar dinero”.

“Al día siguiente se pusieron en contacto con la familia”, que pagó una cantidad, aunque “muy inferior” a la que pedían, detalló.

“Estábamos convencidos de que era cuestión de tiempo que apareciese libre y sana, y por desgracia eso no ha sido así”, dijo García-Margallo al confirmar el hallazgo del cuerpo de la víctima en Toluca. EFE