Empresario británico Keith St. Clair lanza su primer álbum con temas propios

San Juan, 13 oct (EFE).- El inversor británico Keith St. Clair, junto a los puertorriqueños Lewis “Butch” Magruder y Ramón Luis Nieves, han lanzado su primera producción discográfica juntos, “The Hurricane Sessions”, compuesto de ocho canciones escritas por el europeo hace más de 40 años y que nunca habían sido grabadas.

En entrevista con Efe St. Clair relató que estos temas -de los cientos que ha escrito en su vida y elaborados a mano-, los tenía guardados en unas cajas que se llevaba para cada país que se mudaba, entre ellos, Inglaterra, España y Grecia, pero no estaban bien conservados, ya que incluso algunos se los habían comido los ratones.

Fue entonces que un día en el año 2015, St. Clair y Nieves coincidieron en un almuerzo.

St. Clair, quien reside habitualmente en Estados Unidos, es un conocido inversor en el negocio del turismo, especialmente los hoteles, y uno de los fundadores de TravelLeaders.

Nieves, abogado de profesión y pasado legislador en Puerto Rico, al percatarse que el inversor, compositor, músico y cantante era británico, le mencionó que era un fiel seguidor del rock de su país.

Ese mismo día, St. Clair le dijo a Nieves que había formado parte de la banda Sweet Sam’s Boogaloo Band y que había compartido el escenario con agrupaciones reconocidas como The Who y The Monkees, lo que al boricua le impresionó.

Un tiempo después, St. Clair, residente en la isla hace cuatro años, le mostró a Nieves sus composiciones, las cuales entonces analizó y reconoció que tenían material para ser grabadas.

Luego, Nieves se comunicó con Magruder, guitarrista de la banda Sí Señor, para proponerle trabajar en la producción, a lo que accedió.

El trío entonces coincidió para grabar un tiempo antes, durante y después del huracán Irma en septiembre del año pasado, hasta que llegó el huracán María y el proceso de producción se atrasó.

Sin embargo, los músicos se las ingeniaron y transformaron la sala y un armario de la residencia del padre de Magruder en un estudio de grabación.

Por toda esta experiencia y después de casi siete meses de trabajo, fue que el grupo decidió titular el disco “Hurricane Sessions” (Sesiones Huracanadas).

La influencia del álbum es en su mayoría al estilo del rock de la década del sesenta.

Las canciones que integran el disco son “Cobalt Skies”, “Candleston Castle”, “Strangers”, “I Know You”, “Now that the Years Have Flown”, “Life Song” y una versión acústica de “Cobalt Skies”.

“Es rock, pero tiene un balance de géneros en todas las canciones. A todo el mundo le encanta la lírica. Después de tanto tiempo, jamás pensé que las composiciones fueran a gustar tanto”, resaltó St. Clair a Efe.

Nieves, por su parte, detalló que la oportunidad de ser el arreglista de las canciones “fue como tener un lienzo y pintar”.

“Lo que se formó fue una sincronía extraordinaria entre los tres”, dijo Nieves, quien a su vez, agradeció a St. Clair por confiar y utilizar a músicos puertorriqueños para el álbum.

“Es un disco de rock, pero todos pueden apelar a las canciones. El hecho de haber hecho esto pos María, pues tiene otro significado”, abundó.

Magruder, por su parte, resaltó que una de las características de la producción es “la perseverancia y el no dejar de soñar” por el tiempo en que las canciones de St. Clair se mantuvieron guardadas para ser grabadas en alguna ocasión.

“Es música genuina hecha en aquel tiempo. Algo que destaco es que me encanta de este grupo es que podemos disfrutar de un mismo gusto musical”, añadió Magruder.

El primer sencillo del grupo en promoción es “Phoenix”, un tema inspirado en el ave mitológica que renace de las cenizas.

Todo el dinero que se genere por la venta del disco, que ya se encuentra en varias plataformas digitales, será donado a la Fundación St. Clair.

La fundación se estableció a principios de este año y otorgará becas a estudiantes de familias de bajos ingresos que están interesados en estudiar una carrera musical o en el campo del turismo, el sector principal de inversión de St. Clair. EFE