Empresarios de Costa Rica piden sanción por actos vandálicos de huelguistas

Revista Summa

San José, 12 sep (EFE).- El sector empresarial de Costa Rica reprochó hoy los actos vandálicos cometidos por huelguistas, que rechazan una reforma tributaria, hacia un sistema de distribución de gas y pidió sancionar a los responsables.

La Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado indicó en un comunicado de prensa que los actos delictivos deben acarrear severas sanciones contra los autores, así como una responsabilidad compartida con los líderes sindicales quienes encabezan el movimiento.

“No podemos permitir que este tipo de hechos delictivos continúen, pues se está atentando contra la propiedad estatal y la privada, como ocurrió con el acto de vandalismo denunciado por RECOPE (Refinadora Costarricense de Petróleo) en el plantel de Moín, y también con la quema de un cabezal”, afirmó el presidente de la Unión, Gonzalo Delgado.

El Gobierno de Costa Rica informó hoy del arresto de un trabajador de la estatal RECOPE como sospechoso de sabotear el sistema de distribución de gas de la entidad, en el marco de una huelga de sindicatos en rechazo a una reforma tributaria.

Los hechos ocurrieron la noche del martes cuando varios funcionarios “sabotearon el cuarto de control para interrumpir el suministro eléctrico, desconectaron la subestación principal e inhabilitaron el sistema de control de nivel de las esferas de almacenamiento de gas GLP, entre otros daños”, explicaron las autoridades locales.

Según el sector empresarial, los responsables deben ser despedidos sin responsabilidad patronal, con o sin declaratoria de huelga ilegal.

La Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones dijo que apoya las acciones que realizan el Poder Ejecutivo e instó a seguir actuando con “firmeza y mucha determinación” frente a hechos como la quema de camiones y llantas, así como agresiones verbales.

“La seguridad de los costarricenses está en riesgo y no podemos permitirlo, muchas personas que también están atrapadas por esas barricadas, arriesgan lo que con mucho esfuerzo se han ganado, como por ejemplo, camiones que hoy están dañados producto de actos vandálicos”, destacó Delgado.

Los empresarios además exigieron a los dirigentes sindicales asumir su responsabilidad en este tipo de acciones, que “se derivan de sus provocaciones. Este movimiento debe deponerse, dado que una huelga no es la forma de resolver las diferencias”.

La huelga contra la reforma tributaria cumple hoy su tercer día. El movimiento como parte de su agenda realiza hoy una importante marcha de trabajadores de todo el país en el centro de San José.

Los grupos sindicales rechazan la reforma tributaria ya que consideran que afectará en mayor medida a las clases medias y bajas, y particularmente a los trabajadores estatales, debido a que contiene reducciones en pluses salariales para contener el gasto.

El presidente Carlos Alvarado ha asegurado que la huelga ha tenido poco impacto, con excepción de los sectores de salud y educación, y ha calificado el movimiento como “improcedente” e “ilegal”.

Diversas instituciones del Gobierno han solicitado a los tribunales de trabajo que declaren ilegal el movimiento.

La reforma fiscal, llamada Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, tiene como principal iniciativa la conversión del impuesto de ventas del 13 por ciento a un impuesto de valor agregado (IVA), con la misma tasa, pero que aumentará la cantidad de productos y servicios por gravar.

El proyecto también incluye la renta global y modificaciones al impuesto sobre la renta y la renta de capital, así como iniciativas para contener gastos.

El Gobierno ha dicho que el déficit fiscal proyectado al 7,1 por ciento del producto interno bruto en 2018 y la deuda que superará el 50 por ciento del PIB, son las dos grandes amenazas para causar una crisis económica. EFE