En inédito programa de Notimex el Papa habla a los mexicanos

Fotografía: Notimex

Fotografía: Notimex

Ciudad del Vaticano, 3 Feb (Notimex).- A días del inicio de su visita apostólica a México, el Papa Francisco dialogó con los ciudadanos del país y eligió a la Agencia de Noticias del Estado Mexicano, Notimex, para responder a sus preguntas.

Es la primera vez que el Papa participa en un programa especial en forma de entrevista colectiva para una agencia de noticias en el mundo. Una producción especial de Notimex y el Centro Televisivo Vaticano (CTV).

En la Casa de Santa Marta, su residencia del Vaticano, Jorge Mario Bergoglio siguió con atención los mensajes que le dirigieron 33 personas de diversos Estados de la República Mexicana y comentó cuatro temas principales.

Unas 16 mujeres y 17 hombres manifestaron sus expectativas y esperanzas ante la llegada del líder católico. Expresaron qué significa para ellos la Virgen de Guadalupe y abordaron algunos de los desafíos que afronta México: de la migración hasta el impacto de la violencia.

Las palabras de jóvenes, mujeres y niños, indígenas, ancianos y adultos fueron recogidas durante varios días por los equipos de producción de Notimex en 10 ciudades: Guanajuato, Guadalajara, Ciudad de México, Tlaxcala, Oaxaca, Querétaro, Veracruz, Puebla, Ciudad Juárez y San Luis Potosí.

La mayoría de estas localidades no será visitada por Francisco durante la gira papal, prevista del 12 al 18 de febrero próximos y que incluirá etapas en la capital, Estado de México, Chiapas, Michoacán y Chihuahua.

Los testimonios fueron ordenados en un video de 37 minutos que comprende cuatro temas encabezados con frases del Pontífice: “Voy a México a vivir la riqueza de la fe”; “Déjenme un ratito con la Virgen de Guadalupe”; “Quisiera ser en México, instrumento de paz”; “Renovar la fe, es hacerla callejera”.

El programa se seccionará también en cuatro videoclips de entre cuatro y ocho minutos de duración, con los temas que abordó el Papa en sus respuestas a los mensajes de los mexicanos.

Las respuestas del Papa, claras y sencillas, se grabaron la tarde del viernes 22 de enero, en un amplio salón de la Casa Santa Marta donde Bergoglio recibió a su portavoz Federico Lombardi, a un equipo del Centro Televisivo Vaticano y al corresponsal de Notimex, Andrés Beltramo.

El programa tuvo momentos de reflexión y otros de humor, como cuando el artista callejero Sergio “Lennon” (de Guanajuato) le dedicó una canción al Papa, “para que no se ponga triste”. Bajo las notas de su guitarra concluyó con un “eres bienvenido a México”.

Desde la Plaza Coyoacán de la Ciudad de México, el joven Aarón Fonseca preguntó a Bergoglio con cuáles sentimientos llegará a su país y en el segundo clip él mismo le cuestionó qué pensaba de la Virgen de Guadalupe.

“¿Cómo nos podría ayudar para poder afrontar esta situación que estamos viviendo aquí en la República Mexicana?”, interrogó Hermenegilda. Mientras Oscar apuntó: “¿Cómo nos ayudaría a afrontar esta violencia que está pasando aquí?”.

En la última cápsula María de Lourdes Mejía, una anciana de la Ciudad de México, precisó: “Me gustaría preguntarle ¿qué es lo que desearía de nosotros y qué espera de nosotros?”.

El Papa se extendió en cada una de sus respuestas y dejó algunas frases para el recuerdo, como cuando aclaró que viaja a México “no como un Rey Mago cargado de cosas: mensajes, ideas o soluciones a los problemas”.

“Yo voy a México como un peregrino”, insistió. Más adelante reveló haber pisado suelo mexicano dos veces en su vida: la primera para una reunión de jesuitas en 1970 y la segunda para la visita del Papa Juan Pablo II en 1999.

En ambas ocasiones estuvo en la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe. Cada vez que tiene un problema –aseguró- se acuerda de la Virgen, que le transmite “seguridad y ternura”.

Reconoció que México vive “su pedacito de guerra” a causa del sufrimiento, la violencia y el “tráfico organizado”. Aclaró que el “no va a tapar nada de eso” sino que va a estimular a todos a combatir cotidianamente la corrupción, la guerra, el crímen organizado y la trata de personas.

En su última respuesta reconoció que el mundo vive una crisis de fe e instó a los católicos mexicanos a dar testimonio fuera de los templos, en la calle, porque la fe no debe estar “enfrascada” o en un “museo”.