En prisión supuesto narcotraficante hondureño pedido en extradición por EEUU

Fotografía: www.elheraldo.hn

Fotografía: www.elheraldo.hn

Tegucigalpa, 8 feb (EFE).- El presunto narcotraficante hondureño Juan Carlos Arbizú, quien es solicitado en extradición por la Justicia de Estados Unidos, fue enviado hoy a prisión por orden de un juzgado de Tegucigalpa, informó una fuente judicial.

El portavoz del poder Judicial en Tegucigalpa, Melvin Duarte, dijo a periodistas que al supuesto narcotraficante se le dictó “arrestó preventivo” por el delito de tráfico de drogas.

Arbizú, de 37 años, llegó al Supremo hondureño bajo fuertes medidas de seguridad y luego de la audiencia fue remitido al escuadrón especial Cobras, de la Policía Nacional, señaló Duarte.

El supuesto narcotraficante fue detenido este domingo tras una operación policial en una zona residencial de San Pedro Sula, norte de Honduras, luego de que un juzgado hondureño emitió una orden de aprehensión contra él.

El portavoz del Tribunal Supremo indicó que el próximo 11 de marzo se celebrará “una audiencia de presentación y evacuación de pruebas”.

El acusado trabajaba supuestamente coordinando el recibo y traslado de droga para varios cárteles que operan en el Caribe y occidente de Honduras, dijo el domingo a periodistas el portavoz de la Secretaría de Seguridad, Leonel Sauceda.

Arbizú, a quien se le ha venido dando seguimiento desde 2013, tenía nexos con los hermanos Valle Valle y Carlos Lobo, quienes figuran entre 10 hondureños que han sido extraditados a Estados Unidos en los últimos dos años, añadió.

Entre otros hondureños extraditados a Estados Unidos figuran Miguel Arnulfo, Luis Alonso y José Inocente Valle Valle, y la esposa del último, Griselda Amaya.

Se suman Héctor Emilio Fernández, el expolicía hondureño Wilmer Carranza, Juving Alexander Suazo, José Amaya Argueta y Carlos Emilio Arita.

Una reforma constitucional aprobada en el 2012 habilitó la extradición de hondureños a solicitud de otros países.

Estados Unidos también solicitó en diciembre pasado a Honduras la extradición del exvicepresidente hondureño y banquero Jaime Rosenthal, a quien acusa de lavado de dinero ligado al tráfico de drogas.

Por el mismo delito son acusados su hijo Yani (50) y su sobrino Yankel Rosenthal (47), quienes en diciembre pasado recuperaron su libertad en Washington tras el pago de una fianza que les permitirá defenderse en libertad.

El empresario, de 79 años, no puede ser extraditado a Estados Unidos hasta que concluya un proceso penal en Honduras, donde cumple desde noviembre pasado arresto domiciliario por los delitos de defraudación fiscal y falsificación de documentos públicos. EFE