En riesgo de caer 115 árboles

  • Al gran tamaño se suman viento y humedad por lluvias 

 Por: Guillermo Ruvalcaba

Ante los fuertes vientos y las lluvias de temporada personal de Medio Ambiente  monitorea árboles de gran tamaño en la capital, ya que representan un serio problema de derrumbe por el nivel de humedad del suelo, así como la gran cantidad de agua que han almacenado.

Como parte de los trabajos preventivos está la poda, así como el acordonamiento de los que se tenga registrados con mayor riesgo, destacando que el Parque Guadiana es uno de los principales puntos a considerar, pues hay alrededor de 115 árboles que podrían caer y representan un riesgo para la integridad de la ciudadanía.

Afortunadamente no se han registrado caídas de árboles de gran tamaño, solo de tamaños pequeños o medianos, pero en estas últimas dos lluvias no ha habido casos, gracias a que no ha habido ráfagas de viento tan agresivas que hagan que se puedan mover de manera peligrosa.

Lo que sí hay son elevados niveles de humedad en el suelo, en la tierra donde los arboles están, además de que por el mismo tamaño tan grande y por la abundancia de las hojas almacenan hasta una tonelada de agua filtrada, ahí radica el peligro de que puedan caerse.

Los trabajadores manifestaron que esta situación se tenía prevista cuando se comenzó con la campaña de poda y reforestación, con la finalidad de podar aquellos árboles que contaban con una ramificación amplia y bastantes hojas, pues a través de estas es donde comienzan a almacenar el agua, esta labor ha permitido que no se tengan árboles caídos en la ciudad.

 “Lo que estamos haciendo es prevenir en conjunto con Servicios Públicos, hacemos el llamado para que los mismos ciudadanos si ven un árbol en riesgo de caer nos lo reporten inmediatamente, o a Protección Civil, para tomar cartas en el asunto”, indicaron.

Consideraron que los climas tan abruptos, así como las tormentas torrenciales se deben al cambio climático por el que está pasando el mundo, proceso cíclico que se ha dado durante muchos años atrás, pero que apenas se está viviendo y altera la percepción y llega a asustar.

Mencionaron que en el caso de Durango el clima es muy variable y que lo mejor que se puede hacer para contrarrestarlo es seguir teniendo reforestación en áreas verdes.