Inicio > Noticias > Salud > Enero 13 DÍa Mundial Contra la Depresión.

Enero 13 DÍa Mundial Contra la Depresión.

Una visión personal: La Creación de un instituto de desarrollo del potencial humano


“¿POR QUÉ INSISTIR EN LA CREACIÓN DE UN INSTITUTO DE DESARROLLO DEL POTENCIAL HUMANO?”  Francisco Solís

“PORQUE VEMOS QUE PASAN LOS AÑOS Y NO AVANZAMOS EN LA PARTE MÁS FUNDAMENTAL DE LA SOCIEDAD: LA EVOLUCIÓN DEL SER HUMANO”  Francisco Solís

“SE NECESITA UNA DECISIÓN  DE TRASCENDENCIA PARA PERMITIR  LA TRANSFORMACIÓN DE LA SOCIEDAD Y ENFRENTAR LOS GRANDES RETOS QUE NOS EMPIEZAN A REBASAR”  Francisco Solís  

Generalmente somos reactivos a los hechos y acontecimientos que cimbran a la sociedad, como el caso del niño en una escuela en Torreón Coahuila, para querer realizar acciones, planes, estrategias, etc. sin embargo desde hace muchos años estamos viviendo una descomposición social que nos genera un sinfín de problemas y que solo falta algún detonante para que ocurra lo impredecible, debo de reconocer que después de tres años de haber presentado “tres libros para ser mejores”,  me permitieron sentirme revitalizado y lleno de energía para seguir escribiendo y proponiendo, en el afán personal de contribuir a que la sociedad tenga una mejor vida y bienestar, incluida la salud y su evolución como seres humanos. El primer libro que presentamos: “Transformando adolescentes” es un libro que busca dar herramientas y dirección a la búsqueda del ser humano, desde la adolescencia,  para desarrollar al máximo sus capacidades y alcanzar la plenitud. El segundo libro: “El perfil de los médicos del siglo XXI” describe las competencias mínimas que debe tener un médico en su formación para alcanzar el éxito y servir de modelo a la sociedad para tener personas con un estilo de vida saludable. Y el tercer libro: “Consejos de un experto en salud PARA VIVIR SANOS”. Está estructurado para hacer reflexionar a la sociedad sobre la importancia de cuidar su salud y de tomar acción, da información a través de consejos, y motiva para iniciar las mejoras en su estilo de vida.

Por eso hoy vuelvo a retomar el concepto de la creación de un Instituto para permitir a la sociedad, a través de herramientas, desarrollar todo su potencial, espero les sea de provecho este material.

La gran brecha entre el desarrollo de lo cognoscitivo y el desarrollo de la inteligencia emocional, es la mejor prueba de que como seres humanos nos hemos olvidado de impulsar y generar políticas encaminadas a este fin. Cuando hablamos de suicidios, depresión, bullyng, divorcios, asesinatos, violencia intrafamiliar, deserción escolar, maltrato infantil, etc., no son mas que pruebas de lo que hemos dejado en el camino como sociedad.

 Cuando vemos que grandes personajes hablaban desde hace miles de años de la importancia de aplicar la parte cognoscitiva del ser humano para entender y manejar adecuadamente las emociones y permitirnos vivir mejor, como son Seneca y Boeccio con las cartas a Lucilio, El tratado de la ira, la consolación a la madre Helvia, el tratado de la vida feliz y la consolación de la filosofía, nos orienta hacia la necesidad de tomar las riendas y empezar a darle el valor que debe ocupar en la educación.

La inercia social ante situaciones degradantes que vivimos hoy día, donde las políticas sociales tratan de disminuir pobreza, y terminan dando dádivas que inutilizan a los seres humanos, convirtiéndolos en pordioseros de las migajas que les dan a cambio de mantener conductas de servilismo e inutilidad.

Es cierto que cuando hay hambre se desea enormemente los apoyos que tratan de satisfacer las necesidades fisiológicas de alimentos, techo y condiciones mínimas de bienestar, y que se convierte a la larga en una de las políticas gubernamentales, olvidándose por completo de que hay otras políticas para lograr un desarrollo humano como base del bienestar. La educación pudiera ser una de las grandes estrategias, pero sigue en su condición de desarrollar las áreas cognoscitivas y se olvidan del potencial humano y como desarrollarlo, aunque luego de una manera indirecta como es el caso de la reforma integral de la educación media superior, plantea a través de las competencias genéricas, áreas de desarrollo relacionadas con el potencial que tienen los estudiantes, al igual que cualquier ser humano. Debo agregar que en lo personal he escrito un libro que busca encaminar el desarrollo del potencial humano en programas integrados al currículo normal del bachillerato. El libro se llama “Transformando adolescentes”,  y que presentamos antes de publicarlo ante diversas autoridades educativas sin lograr su publicación e inserción en los programas de nivel medio superior, y que continuaremos tocando puertas para lograrlo en algún momento.

 Por esto y varias explicaciones y justificaciones que iremos desarrollando me parece importante plantear ante la sociedad y los gobiernos la necesidad de impulsar la culturización a través de la socialización de los conceptos y herramientas necesarias para desarrollar a plenitud el enorme potencial que encierra cada ser humano, y esto lo podemos lograr a través de la creación de un Instituto de Desarrollo del Potencial Humano.

Para hablar del Desarrollo del potencial humano, debemos decir que a diferencia del Desarrollo Humano en sentido amplio, que se refiere a las condiciones de vida o mínimos de bienestar, que todo estado de derecho debe proporcionar a la población para su desarrollo individual y social, el desarrollo del potencial humano, desde el punto de vista científico, se refiere a:

  • Una filosofía de vida, cuyas raíces se encuentran en el existencialismo, la fenomenología, el humanismo cristiano, el budismo y la psicología transpersonal entre otras.
  • Una práctica profesional, como facilitación de procesos humanos y como enfoque psicoterapéutico.
  • Un campo de investigación de la conciencia y la persona humana en su evolución, interioridad, expresión corporal y sus relaciones.

De acuerdo a autores como son Carl Rogers, Victor Frankl, Fritz Pearls y otros importantes humanistas extranjeros.

También dentro de la justificación científica del concepto, debemos decir que como estilo de vida el desarrollo del potencial humano retoma de la filosofía humanista, de la cual algunos de sus principios fundamentales son:

  • La persona es un fin en sí misma y tiende a su propia autorrealización y trascendencia.
  • Toda persona posee una sabiduría organísmica capaz de guiarle intuitivamente al crecimiento, la salud, la felicidad y la convivencia fraterna.
  • La experiencia fenomenológica, desde el aquí y el ahora existencial, es la máxima autoridad para conocer la verdad de una realidad personal, social, simbólica o espiritual.
  • El desarrollo personal puede facilitarse mediante un clima de seguridad psicológica, donde se acepte sin juicio a la persona, se conviva empáticamente con ella y se comunique congruentemente la experiencia de esa relación.

El origen del desarrollo del potencial humano se encuentra en la tercera fuerza psicológica, es decir en la psicología humanística. La primera fuerza en psicología es el psicoanálisis, sus raíces son biologicistas y está representada por Sigmund Freud, quien ha tenido muchos seguidores y ha influenciado enormemente en el pensamiento del hombre contemporáneo. La segunda fuerza es la conductista, postula una concepción mecanicista del hombre, se encuentra representada por John B. Watson, conductista de primera generación. Otro importante psicólogo representante de esta segunda fuerza psicológica es Burrhus F. Skinner, neoconductista de segunda generación, el mismo que ha influenciado en el desarrollo de la ciencia psicológica.

Posteriormente ha surgido una tercera concepción de raíces humanistas liderada por Abraham H. Maslow, quien contribuyó, junto con psicólogos importantes como Carl Rogers, Fritz Pearls y otros, al desarrollo de esta nueva visión psicológica del ser humano.  

Los fundamentos de la psicología humanística, son los siguientes:

1.- Autonomía e interdependencia social. La autonomía tiene el significado de que la persona humana tiene una tendencia muy marcada a dominarse a sí misma y al medio ambiente para poder independizarse de sus controles externos. Es de esta autonomía que se deriva la responsabilidad social que cada persona tiene frente a sí misma y a la comunidad en la cual vive. La autonomía lo es en la medida que el ser humano vive inmerso en sistemas sociales que necesariamente significan interrelación social.

2.- Autorrealización. Además de las necesidades de déficit -necesidades fisiológicas, de seguridad, sociales y de estimación- se encuentran presentes en el ser humano las necesidades de crecimiento y autorrealización. Esta necesidad de autorrealización es una tendencia en el hombre dirigida al objetivo de la conservación y desarrollo personal y a su independencia.

3.- Tendencia hacia un sentido y una meta. La vida humana se encuentra orientada hacia la realización de objetivos que la propia persona elige porque aspira a una vida plena y llena de significado por sus valores internalizados de su mundo cultural. Valores como libertad, justicia, dignidad, verdad, bondad, belleza y otros ofrecen un horizonte de futuro a la persona. Encontrar un sentido a la propia existencia es importante para el crecimiento y desarrollo humano.   

4.- Totalidad u holismo. La persona humana es una totalidad o integridad con dimensiones biológicas, psíquicas, sociales, culturales y espirituales. El ser humano constituye una unidad en interrelación con su medio ambiente que tiene pleno sentido existencial.    

Es en esta psicología humanística encontramos el soporte conceptual a la administración y desarrollo del potencial humano, y que por cierto se halla también presente en la psicología industrial y organizacional, la psicología de la seguridad y la psicología preventiva.

Ahora bien, existen diferentes escuelas en el desarrollo del potencial humano, con diferentes metodologías, las más conocidas son:

a) El enfoque centrado en la persona de Carl Rogers, cuya metodología está basada en descubrir las actitudes básicas de facilitación y desarrollar las habilidades de comunicación pertinentes para despertar nuevas actitudes.

b) La logoterapia de Victor Frank, siendo su finalidad principal encontrar el sentido de vida en cualquier circunstancia, mediante técnicas de intención paradójica.

c) La psicoterapia Gestalt de Fritz y Laura Perls, que buscan en el ciclo experiencial de la persona, desarrollar su conciencia del aquí y el ahora, así como la integración de sus polaridades.

d) La psicoterapia corporal o bioenergética de Wilhem Reich y Alexander Lowen, con diferentes técnicas para sensibilizar los sentidos y analizar nuestro cuerpo.

e) Las constelaciones familiares de Bert Hellinger, enfocadas en la sinergia creada por las conexiones de los grupos representados y el análisis de las posiciones

Además, para ampliar la justificación debemos considerar como base que el desarrollo humano según el programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo es el proceso de expansión de las capacidades de las personas que amplían sus opciones y oportunidades. (Informe anual mundial sobre el Desarrollo Humano, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, 2010).

Es claro que el potencial humano tiene como finalidad despertar las capacidades intrínsecas que cada persona tiene por derecho nato. ¿Porque si todos tenemos una gran capacidad de sobresalir al utilizar nuestro potencial humano o llevar a cabo cualquier objetivo que nos propongamos, manifestar nuestros sueños, etc., no se cristalizan como los imaginamos?

Así, en el marco filosófico de algunas instituciones de nivel medio superior en México, que tienen como propósito fundamental el desarrollar alumnos reflexivos, críticos, creativos, conscientes de su realidad y capaces de mejorar sus condiciones de vida respondiendo a las necesidades sociales, surgen de manera natural, ante la aparición de la Reforma Integral de la Educación Media Superior, la concepción de la práctica educativa basada en competencias para lo cual adopta una propuesta holista de la educación buscando sensibilizar y hacer consciente al individuo de sus potencialidades, para conocerse a sí mismo y entender la relación que guarda con su entorno inmediato, asumiendo compromisos y responsabilidades para actuar en la realidad. Con base en este marco educativo, un programa de Desarrollo del Potencial Humano, en este nivel, pretende sentar las bases para que el alumno se reconozca a sí mismo en las aquellas dimensiones que le fortalezcan, a través del desarrollo de habilidades, las competencias genéricas señaladas en el perfil de egreso que señala la RIEMS que le permitan enfrentar con éxito sus diferentes etapas en el proceso de la vida, realizándose con satisfacción y plenitud. Esto significa abordar un segmento poblacional como inicio de actividades del Instituto.

Aprovechar la Educación Media Superior (EMS), como un espacio para la formación de personas, cuyos conocimientos y habilidades deben permitir desarrollarse de manera satisfactoria, ya sea en sus estudios superiores, en el trabajo, y de manera más general en la vida. Además como egresados con mayoría de edad deben reunir una serie de actitudes y valores que tengan un impacto positivo en su comunidad y su País en conjunto y de ahí la importancia de reforzar las competencias genéricas, durante su paso por el bachillerato.

Es conveniente recordar que las competencias genéricas son aquellas que todos los bachilleres deben estar en capacidad de desempeñar las que permiten comprender el mundo e influir en él, les capacitan para continuar aprendiendo de forma autónoma a lo largo de sus vidas y para desarrollar relaciones armónicas con quienes les rodean y participar eficazmente en su vida social, profesional y política a lo largo de la vida; dada su importancia las competencias genéricas se identifican como competencias clave. Son además transversales, no se restringen a un campo específico del saber ni del quehacer profesional, su desarrollo no se limita a un campo disciplinar, asignado a un módulo de estudios. Son también transferibles, en tanto que refuerzan la capacidad de los estudiantes de adquirir otras competencias, ya sea genéricas o disciplinares.

Aunque las competencias genéricas se desarrollan en las diferentes asignaturas, contribuyen al crecimiento personal de los estudiantes y tiene aplicaciones a lo largo de su vida.

Un objetivo fundamental de un mejor logro de las competencias genéricas es el que los estudiantes pueden movilizar conocimientos, habilidades y actitudes en contextos complejos, como los que encontrará en su ámbito estudiantil, personal, social o laboral del mundo actual.

Para que tenga una idea más clara del significado del desarrollo del potencial humano sería hacerse el siguiente cuestionamiento: preguntarse, si los resultados que están viviendo el día de hoy, tanto educativos como sociales y profesionales, corresponden exactamente a lo que ustedes pensaron y planearon con anterioridad, sus metas los mantienen activos, están emocionados con lo que están viviendo porque están en plenitud y descubriendo aún más el potencial humano que jamás imaginaron que tenían, pero que son capaces de comenzar nuevos retos porque tienen la confianza suficiente para salir victoriosos y sobrellevar cualquier obstáculo que se pueda presentar durante el proceso, o por el contrario siente frustración de su vida y cada vez que comienza algo nuevo, o enfrenta un nuevo reto escolar, siente una nueva desilusión y pierde la confianza en Ud. mismo de poder lograr el objetivo planeado.

Se requiere entonces brindar un espacio formal con un programa específico, el cual se lograría con la creación del Instituto de Desarrollo del Potencial Humano que, estamos proponiendo, y que a través de diversas estrategias como son la socialización de conceptos y herramientas, y propuestas para otras instituciones relacionadas con los mismos objetivos y cuya finalidad es el conocimiento de sí mismo, dando continuidad a la formación de su persona a través del descubrimiento e identificación de sus fortalezas y debilidades para descubrirse como un ser humano en constante mejora y superación beneficiando su crecimiento a lo largo de su evolución académica, social y profesional.

Otro de los propósitos del Instituto reside en que, los seres humanos tengan los entornos que pueden potenciar el desarrollo de competencias que le permitan proyectarse en las diferentes esferas de su vida y que lo conduzcan a aprender a aprender, aprender a ser, aprender a pensar, así como aprender a convivir en y para la vida; tomando conciencia de la importancia de convertir cada obstáculo en una oportunidad para lograr el éxito en los diferentes proyectos que emprenda a lo largo de su vida empleando las herramientas que se socializarán para lograrlo.

Además se requiere que las personas sepan cómo establecer metas, construya y utilice las herramientas, para solucionar problemas y tomar decisiones en su vida personal y acciones que promuevan la convivencia armónica, reconociendo la diversidad cognitiva, como diversidad cultural y como elemento distintivo de su propio actuar, expresando una actitud de respeto y tolerancia ante la diversidad del contexto físico y social en el que se desenvuelve.

Concluyendo, el Instituto de Desarrollo del Potencial Humano está sustentado teóricamente en la psicología humanista y la filosofía existencialista, en las que se considera que todo ser humano está en un proceso constante de ser persona así como su valiosa experiencia, que le permitirán desarrollar las competencias que le desarrollaran íntegramente las capacidades para ser feliz y alcanzar mejores niveles de bienestar, en lo económico, laboral o familiar. El modelo del programa  del Instituto tendrá como  objetivo “Promover el desarrollo de competencias que le permitan un proceso funcional de adaptación y permanencia en los diferentes roles que tiene en su vida cotidiana a través de la implementación de las herramientas para la identificación y desarrollo de sus dimensiones afectiva, cognitiva y metacognitiva reconociendo sus fortalezas y debilidades, ubicando los elementos que pueden potenciar su adiestramiento para proyectarse en las diferentes esferas de su vida que lo conduzcan a aprender a aprender, aprender a ser, aprender a pensar, así como aprender a convivir en y para la vida, teniendo como eje central la felicidad durante los diferentes procesos que tendrá a lo largo de su existencia.

Hay que insistir que vivimos en un entorno caracterizado por constantes, acelerados y complejos cambios de orden económico, tecnológico, político, social y cultural, los mismos que tornan obsoletas las respuestas del pasado frente a los problemas actuales, el ser humano o el estudiante que forma parte del sistema educativo y resultan susceptibles a los cambios que en éste se generan. Sin embargo, demandan herramientas acordes para enfrentar con éxito los retos, para lo cual se requiere un Instituto de Desarrollo del potencial humano, fundamentado en las siguientes ideas: 1°. El reconocimiento de que el ser humano posee potencial interno que necesita desarrollarse, para facilitarle su paso por el sistema educativo, y su quehacer social y profesional posterior; 2°. La valoración de que el ser humano es el factor más importante para lograr un cambio sustantivo en la sociedad, como parte de nuestra evolución; y 3°. La comprensión de que el sistema educativo influye sobre el estudiante y viceversa, por lo que el desarrollo de éste necesariamente  se encuentra ligado al desarrollo de aquél. 

Finalmente, y a título personal, comentaba que el Desarrollo del Potencial Humano es el reconocimiento pleno de nuestras capacidades como seres humanos que podemos y debemos desarrollar, para generar una vida satisfactoria a plenitud y con el logro de una felicidad perdurable, a través del reconocimiento de nuestro interior utilizando herramientas que nos permitan dicho desarrollo, y que serán quehacer del Instituto.

La forma de estructurar el Instituto de Desarrollo del Potencial Humano, los objetivos generales y específicos, los hemos presentado ya en este periódico, así como el modelo que debe de implementarse para lograr grandes cambios en la sociedad.

¡Hasta la próxima semana!

%d bloggers like this: