Enrique de Inglaterra recibe una calurosa recepción en San Cristóbal y Nieves

Basseterre, 23 nov (EFE).- El príncipe Enrique de Inglaterra recibió hoy una calurosa recepción a la llegada a la capital de San Cristóbal y Nieves, Basseterre, durante la cuarta jornada de la visita oficial a los países del Caribe anglófono que realiza en representación de la reina Isabel II.


El hijo menor del príncipe Carlos de Inglaterra, que arribó a Basseterre a bordo de un barco de la Marina británica, tuvo que esperar unos minutos la llegada del gobernador general de San Cristóbal y Nieves, Samuel Tapley Seaton, debido presentarse en puerto antes de la hora prevista oficialmente.

Mostró reciprocidad al caluroso recibimiento de la población y tras pasar revista a la guardia que le esperaba se detuvo a hablar con algunos de los niños que se agolpaban en el muelle.

El príncipe Enrique de Inglaterra fue recibido después por el primer ministro de San Cristóbal y Nieves, Timothy Harris, con quien asistió a un espectáculo de balines locales a cargo de un grupo de jóvenes que hicieron una demostración de la cultura local de este pequeño territorio caribeño.

San Cristóbal y Nieves, el país más pequeño del continente en extensión (261 kilómetros cuadrados) y población (menos de 40.000 personas), es miembro de la Comunidad Británica de Naciones y el jefe de Estado es el monarca británico, quien elige a un gobernador general residente para que le represente en los asuntos locales, mientras que el primer ministro es elegido en elecciones.

Enrique de Inglaterra descubrió además una placa conmemorativa de la designación de un área forestal de San Cristóbal como zona protegida, con lo que se une a un proyecto de la Comunidad Británica de Naciones para preservar el medioambiente.

Habló además con Sir Kennedy Simmonds, considerado el padre de la nación después de llevar a San Cristóbal y Nieves a la independencia en 1983 y convertirse en primer ministro del país.

“Un héroe nacional. Fantástico, excelente, es un placer conocerte”, dijo Enrique de Inglaterra a Simmonds.

Fue obsequiado también con una actuación musical en la Fortaleza Hill Fortress, monumento en San Cristóbal designado patrimonio de la humanidad por la Unesco.

El príncipe no tuvo reparos durante el espectáculo en demostrar sus dotes musicales cuando durante la actuación uno de los músicos le acercó un tambor.

Durante la visita al pequeño territorio caribeño se trasladó además a la isla de Nieves, donde de nuevo fue recibido de forma afectuosa por un grupos de niños, que rompiendo el protocolo se acercaron al príncipe para tratar de retratarse junto al príncipe.

Este martes visitó la isla de Barbuda, de grato recuerdo para Enrique de Inglaterra al haber estado en esa isla cuando tenía 12 años en compañía de su madre la princesa Diana y su hermano.

Está previsto que Enrique, nieto de la reina Isabel II, visite durante ese viaje Antigua y Barbuda, Saint Kitts y Nevis, Santa Lucía, Barbados, Grenada, Guyana, y San Vicente y las Granadinas, hasta el próximo 4 de diciembre. EFE