Entidades sociales piden renuncia de magistrada guatemalteca por injerencias

Entidades sociales piden renuncia de magistrada guatemalteca por injerenciasGuatemala, 11 ene (EFE).- Varias organizaciones de la sociedad civil pidieron hoy la renuncia de la magistrada de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de Guatemala Blanca Stalling, a quien la Fiscalía busca remover la inmunidad por supuesto tráfico de influencias a favor de su hijo, acusado de corrupción.


En una conferencia de prensa celebrada en la zona 1 de la capital, un total de 28 entidades firmaron un documento en el que, como muestra de apoyo a la depuración del sector justicia y el trabajo de la Fiscalía y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), piden la renuncia de Stalling.

“Estructuras criminales que operan con la complicidad de jueces y juezas tienen que ser investigadas con celeridad para no provocar más impunidad y corrupción”, señala el documento, rubricado, entre otras, por Impunity Watch, la Comisión Internacional de Juristas (CIJ), Protection International o la Asociación de Abogados y Notarios Mayas de Guatemala.

Según la Fiscalía y la Cicig, que pidieron un antejuicio para retirarle la inmunidad a la magistrada y que pueda ser investigada, la jueza intentó aprovecharse de su posición para influir en la decisión del juez del Tribunal Noveno de Sentencia, Carlos Ruano, quien la denunció y presentó como medio de prueba una grabación.

Stallin negó la tarde de este miércoles haber influido en el juez que lleva el caso de su hijo, Otto Molina Stalling, acusado de ser uno de los operadores del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) que habría recibido comisiones ilegales para otorgar contratos a una farmacéutica.

“Yo le dije que como profesional tenía la responsabilidad de hacer las cosas bien, que ya muchos jueces se habían inhibido de conocer este proceso”, resumió la magistrada, quien pidió a la Justicia actuar y conocer ese caso, en el que su hijo, en prisión preventiva, está acusado de asociación ilícita y cobro ilegal de comisiones.

Las entidades expresaron su respaldo a Ruano, que hoy se excusó de conocer el caso conocido como “IGGS-PISA” por la denuncia a Stalling, y mostraron su indignación con las presiones que sufren los jueces “independientes”.

“Es aún más preocupante que dichas presiones provengan desde dentro del Organismo Judicial, lo cual constituye obstrucción a la justicia y abuso de poder”, abunda el escrito, en el que piden al Estado brindar el apoyo necesario a Ruano y a todos los jueces que estén en una situación similar.

“En el caso de la magistrada Blanca Stalling, exigimos su renuncia al cargo, para facilitar una investigación rápida y objetiva por parte del Ministerio Público”, concluyen.EFE