Enviados del papa a Chile cerrarán este domingo visita a Osorno con una misa

ABC Color

Santiago de Chile, 16 jun (EFE).- Los dos enviados del papa Francisco a Chile cerrarán este domingo su misión pastoral en Osorno con una misa que la Iglesia quiere convertir en una señal de reconciliación de la comunidad católica de esa ciudad, dividida en torno a la figura del obispo Juan Barros, acusado de encubrir abusos.

El arzobispo maltés Charles Scicluna y el sacerdote español Jordi Bertomeu finalizaron este sábado las reuniones y encuentros con grupos de católicos y sacerdotes de la diócesis de Osorno, situada 942 kilómetros al sur de Santiago.

La última actividad de los enviados papales en Osorno será una misa este domingo en la Catedral de San Mateo, eucaristía que ha sido anunciada por la Iglesia chilena como un el inicio de un “camino de reparación y reconciliación”.

Todas las comunidades católicas de Osorno han sido invitadas a la misa dominical, aunque persisten las divisiones y aún no está claro si será posible transmitir la unidad que Scicluna y Bertomeu quieren en la diócesis.

“La reconciliación es un don del señor, no es una obra de hombres, lo podemos expresar con mucha humildad. Están todos invitados, son todos libres de aceptar o rechazar”, dijo el arzobispo de Malta en unas escuetas declaraciones al ser preguntado por la misa.

La comunidad católica de Osorno está fracturada en torno a Juan Barros, cesado como jefe de la Iglesia en esa ciudad el lunes pasado por el pontífice.

Barros ha sido acusado de encubrir los abusos sexuales cometidos décadas atrás por el influyente sacerdote Fernando Karadima, un caso que se ha convertido en un emblema de la profunda crisis que vive la Iglesia chilena por los abusos que han cometido miembros del clero durante los últimos años.

Algunos grupos de fieles, como la Agrupación Laicos y Laicas de Osorno, rechazaron la presencia de Barros en la ciudad desde que el obispo fue designado por el papa en 2015.

Otras comunidades han defendido a Barros de las denuncias de encubrimiento de abusos y pedían investigaciones más profundas antes de que el papa aceptara su renuncia a la diócesis de Osorno.

“No era suficiente con remover sin dar motivos. Buscamos la verdad porque es la única forma de construir una verdadera reconciliación”, afirmó José Manuel Rozas, portavoz de la Agrupación de Laicos Católicos de Osorno, entidad que ha criticado la salida de Barros.

Está previsto que este domingo por la tarde los enviados papales regresen a Santiago, donde realizarán sus últimas reuniones y gestiones antes de viajar de vuelta a Roma el martes de la próxima semana. EFE