Es necesario atender y corregir los desequilibrios de la economía para lograr un 2016 con mayor crecimiento: COPARMEX

 

  • Además llama a cuidar déficit y deuda pública
  • La inversión privada será determinante para impulsar el crecimientoIMG_0058

Para aprovechar las señales de recuperación del mercado interno en 2016, Es necesario atender y corregir los desequilibrios de la economía, así como preservar la salud de las variables macroeconómicas, así lo declaró Mayté Vivó Prieto, presidenta en Durango de la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX).

Indicó que en el sector empresarial existe “la esperanza y la firme determinación de que el 2016 sea un mejor año para los duranguenses, con una mejoría sensible en el bienestar de todos”. Consideró que hay optimismo al inicio de 2016, al esperarse un crecimiento de la economía mayor a lo observado en 2014 y en el pasado reciente, “con grandes oportunidades de alcanzar un crecimiento del 3 por ciento”.

Expresó que “hay diversas señales que permiten anticipar la mejora en la economía, marcada por el fortalecimiento del mercado interno, a lo que se suman signos de recuperación sólida de la economía mundial y especialmente la estadounidense, que está íntimamente vinculada a México”.

Mencionó algunas de las señales del fortalecimiento del mercado interno en México, “el consumo privado está creciendo, después de permanecer estancado desde finales de 2013, mostrando ahora un buen desempeño en 2015, ya que las últimas cifras dadas a conocer por el INEGI, muestran un crecimiento del 3.9% en términos anuales al mes de septiembre de este año”. Aunque insistió en que para hacer sostenible el crecimiento del mercado interno debemos fortalecer las actividades primarias e industriales ya que el crecimiento del mercado interior en base al consumo privado no es sostenible.

Dijo coincidir con Gustavo de Hoyos Walther, Dirigente Nacional de COPARMEX respecto a Estados Unidos, “este nuevo ciclo de la economía más importante del planeta, abrirá más oportunidades a las empresas mexicanas para fortalecer su vocación exportadora, lo que representa grandes posibilidades de fortalecer las cadenas de valor a escala nacional”.

Con una visión innovadora y al mismo tiempo estratégica, aseguró, “más empresas de Durango podrán insertarse en la competencia mundial, si el país mejora su competitividad sistémica y las empresas fortalecen la creatividad en sus productos, sus procesos y sus modelos de negocios”.

La empresaria apuntó que para lograr el crecimiento firme de la economía, hay que preservar la estabilidad de las variables macroeconómicas, lo que requiere del compromiso de los sectores productivos y de los tres órdenes de gobierno, para aprovechar la coyuntura favorable. “Se debe cuidar el déficit fiscal y el endeudamiento del estado, que no son sostenibles en el mediano plazo, y pueden amenazar la estabilidad económica construida a lo largo de muchos años”.

Mayté Vivó consideró que “la deuda es un foco rojo en el tablero económico que estamos a tiempo de corregir”. Por ello, hizo un llamado a las autoridades hacendarias para vigilar el costo de servicio de la deuda ya que cada año se paga más por el principal y los intereses. Y esto ha provocado menor inversión en infraestructura pública, necesaria para poder ser un país moderno y competitivo. “Se necesita ortodoxia en la conducción de la economía, con austeridad en el gobierno, para que no se continúe endeudando excesivamente, y para que el gasto en el servicio de la deuda, no vuelva a ser un tópico de preocupación interno y externo”.

Comentó que otro asunto muy importante a observar es el déficit en cuenta corriente reportado para el lapso enero-septiembre de 2015, el mayor en los últimos 17 años, que equivale al 2.9% del PIB. “Otro de los grandes retos será enfrentar la caída del precio del petróleo, ubicado en niveles mínimos de los últimos ocho años, al romper el piso de los 30 dólares por barril”.

La presidenta de COPARMEX señaló que la cotización ronda los 27 dólares por barril, muy por debajo de los 45.67 dólares estimados en el presupuesto de este año. Advirtió que “esto tiene un impacto negativo en los ingresos públicos, por lo cual esperaríamos que el gobierno logre sus objetivos de una reducción del gasto, especialmente el gasto corriente”.

 

Vivó Prieto dijo que “en el ámbito microeconómico, las empresas y las familias enfrentarán un gran reto, en la medida en que el costo del dinero tenderá a subir”. Por ello, llamó a las empresas a “ser más eficientes y productivas, y absorber de manera ordenada una eventual alza de las tasas de interés”. En este entorno, señaló que “la inversión privada, tanto nacional como extranjera, serán determinantes para activar el motor de crecimiento, dado que tiene un impacto directo sobre la productividad”.

 

Señaló que los empresarios a nivel nacional buscarán “mantener el diálogo con el Poder Ejecutivo y con el Congreso, para explorar alternativas que generen un entorno que permita abrir mayores fuentes de empleo en el sector formal y detonar el crecimiento de las existentes”.

 

Expuso que se requiere la simplificación del sistema fiscal y avanzar en la desregulación. “Nos urgen mecanismos que faciliten la apertura de empresas y su operación cotidiana, para que haya más negocios que permanezcan en el mercado, crezcan y se consoliden”, concluyó.