Escapan jovencitas de casa-hogar por supuestos abusos

  • Niega el DIF y las defiende Derechos Humanos…

Por: Javier García R.

Un total de entre 8 y 10 jovencitas huyeron de “Mi Casa”, perteneciente al DIF Estatal, luego de que, presuntamente, y según lo que ellas consideraban, sufrían de presuntos abusos al interior, optando por huir y acudir ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos a hacerle del conocimiento su situación.

Según versiones que se hicieron llegar a este medio de comunicación sobre el tema, daban cuenta de que estas jovencitas al parecer recibían supuestos abusos por parte del personal del centro donde ellas se encuentran internas, lo que incluso derivó en la remoción de la administradora de dicho lugar.

Al respecto esta mañana fue cuestionada la directora del DIF, Rocío Manzano Cháidez, quien dijo desconocer tal situación y de dónde se habría originado tal información que se hizo llegar a la redacción de este vespertino.

“Tenemos adolescentes y por el momento no tenemos conocimiento de que se hallan fugado, ayer precisamente hablé con el subprocurador que se encarga de esa área y no comentó nada, por lo que desconocemos de dónde salió la noticia”, externó.

En torno al presunto cambio de la administradora de la casa hogar por esta situación, comentó que “se hacen cambios debido al desempeño cuando llega a haber algún tipo de problemas en el funcionamiento, ya que la señora Elvira quiere ser muy cuidadosa en la atención y cuidados, sobre todo en la formación de las muchachas y se han hecho cambios no solo en “Mi Casa”, sino en todas las áreas del DIF, más que nada basados en los resultados que se estén obteniendo con el personal”, expresó Manzano Cháidez.

Sobre el caso, ahondó en que la edad de las jovencitas a quienes atienden de entre los 12 a los 17 años y 11 meses es muy complicada, ya que lo que no se le ocurre a una se le ocurre a otra debido a que pelean mucho su libertad, se salen de los límites establecidos en la formación del buen comportamiento, por lo que manejar a 20 jovencitas se vuelve en ocasiones muy complicado.

Por otra parte, fuentes consultadas al interior de la CEDH confirmaron que las adolescentes huyeron de la casa hogar y acudieron a la dependencia a interponer una queja, acta que no se levantó ya que primeramente las atendieron y escucharon sus inquietudes y finalmente regresaron al centro.

Así mismo, se tiene conocimiento que personal visitador de la CEDH fungió en este caso como interlocutor y mediador entre las jovencitas que presuntamente recibían maltratos y el personal del centro, corroborando que las diferencias se originaron por reglas establecidas en el lugar, tales como no llevar alimentos a las habitaciones, portar el uniforme y detalles similares, existiendo una resistencia por parte de las jovencitas, quedando descartado el maltrato mencionado.

Finalmente precisó que como instancia tienen que realizar un seguimiento del caso pese a que no se haya levantado una queja de manera oficial, por lo que habrán de estar alertas ante este tipo de señalamientos.