Inicio > Noticias > Internacional > España acoge 15 migrantes del “Open Arms” tras crisis humanitaria y política

España acoge 15 migrantes del “Open Arms” tras crisis humanitaria y política

Madrid, 30 ago (EFE).- España acogió este viernes a 15 de las 163 personas rescatadas por el buque “Open Arms” en el Mediterráneo central a primeros de agosto, tras varias semanas de una crisis humanitaria que ha generado un amplio debate social y tensión política entre el Gobierno y la oposición.

El “Open Arms” recogió a los migrantes en tres operaciones entre el 1 y el 10 de agosto, incluidos 31 menores de edad, pero el ministro italiano del Interior, Matteo Salvini, se negó repetidamente a asignar un puerto al barco, perteneciente a la ONG española del mismo nombre. 

Los migrantes desembarcaron hoy en el puerto de San Roque (sur), adonde fueron trasladados por el buque de la Armada española “Audaz” desde la isla italiana de Sicilia.

Son 14 hombres y una mujer, todos mayores de edad, de entre 18 y 30 años, procedentes de Eritrea (4), Sudán (3), Gambia (3), Ghana (2), Nigeria (1), Liberia (1) y Etiopía (1). 

Los migrantes fueron atendidos por la Cruz Roja e identificados por la Policía, como ocurre habitualmente en cualquier rescate. Todos están en buen estado y podrán solicitar asilo, según informó el Gobierno. 

Como en otras ocasiones, se les concede una autorización excepcional de entrada, por razones humanitarias, de siete días de duración para que formalicen la solicitud de asilo, y permanecerán en España hasta que esta petición se resuelva.

Es la novena vez que España da una autorización excepcional de entrada de inmigrantes por razones humanitarias desde junio de 2018, cuando acogió a 549 de las 629 personas rescatadas por el buque humanitario “Aquarius” en el Mediterráneo central tras la negativa de Italia y Malta.

La portavoz del Ejecutivo español, Isabel Celaá, defendió hoy la “coherencia” del Gobierno en esta crisis humanitaria para salvaguardar las vidas y trabajar por conseguir que Europa se comprometa con la política inmigratoria.

Según Celaá, se han puesto “en evidencia” los dos modelos que existen en Europa: el del Gobierno español “y otro que ha representado Salvini hasta la fecha”.

Pero este asunto le valió al Ejecutivo español, que dirige el socialista Pedro Sánchez, el reproche de la oposición de derecha y de izquierda en un acalorado debate celebrado el jueves en el Congreso de los Diputados.

Mientras que el Gobierno español insistía en que correspondía a Italia asumir el desembarque de los migrantes del “Open Arms” por ser el país más próximo, Salvini -conocido por su férrea política contra la inmigración irregular- replicaba que se trataba de una barco de bandera española.

Ante la negativa de Salvini, España y otros países europeos acordaron el 15 de agosto repartirse a los 138 migrantes que aun quedaban a bordo del “Open Arms” (el resto habían sido evacuados por razones sanitarias).

El Gobierno ofreció los puertos españoles el 18 de agosto, pero el barco se negó a afrontar varios días de navegación debido a la difícil situación humanitaria que se vivía a bordo, según argumentó la tripulación.

Además, el barco podría enfrentarse en España a una multa de 900.000 euros por desobedecer la prohibición del Gobierno de dedicarse a la búsqueda activa de embarcaciones con migrantes.

Y el día 20, la Fiscalía italiana ordenó la incautación del “Open Arms” -que hacía llamamientos desesperados de socorro- y el desembarco inmediato de todos los migrantes en la isla de Lampedusa.

La vicepresidente del Gobierno, Carmen Calvo, cuestionó el jueves que el buque humanitario no aceptara la ayuda española, como atracar en un puerto español.

Frente a las críticas de la oposición, Calvo defendió que la política migratoria del gobierno socialista “ha sido la misma” de siempre, basada en la “solidaridad”, y que su esfuerzo ha sido incluso reconocido por la Comisión Europea.

Negó que hubiera “demonizado” a ninguna ONG, pero subrayó que el auxilio de migrantes debe ser “un rescate público” como responsabilidad del Estado. 

Insistió en que las “fronteras españolas son europeas”, la presión migratoria que recibe España “es un problema europeo” y la respuesta eficaz “no puede ser solo del gobierno de turno”.

Sin embargo, la portavoz del Partido Popular (conservador), Cayetana Álvarez de Toledo, acusó a Sánchez y Salvini de “utilizar a los inmigrantes para ganar votos”.

Ciudadanos (liberal) responsabilizó al Ejecutivo de un “recopilatorio de improvisaciones, bandazos y contradicciones internas”. Y Unidas Podemos (izquierda) cree que ha “decepcionado” en la asistencia al “Open Arms”.

Vox (extrema derecha) alertó de que “la barbarie ya está llegando” a España “por culpa de la irresponsabilidad” en el control migratorio. EFE