España pone en el punto de mira fiscal a las estrellas del fútbol

Madrid, 20 jun (EFE).- La Hacienda española ha puesto en el punto de mira a los deportistas de élite que se aprovechan de complejas estructuras societarias para evitar sus obligaciones fiscales, y el último de ellos ha sido José Mourinho, en el mismo día en que se anunció que Cristiano Ronaldo tendrá que comparecer el 31 de julio ante los tribunales.

La Fiscalía española denunció hoy a Mourinho por defraudar supuestamente 3,3 millones de euros procedentes de derechos de imagen, utilizando para ello empresas con sede en paraísos fiscales, el mismo procedimiento utilizado por varias estrellas del fútbol español.

Al igual que Mourinho, el futbolista Cristiano Ronaldo también está en el punto de mira de los fiscales de Hacienda. La estrella del Real Madrid ha sido citado por un juzgado de Madrid como investigado por defraudar presuntamente 14,7 millones de euros (unos 16,3 millones de dólares).

El ministro español de Hacienda, Cristóbal Montoro, afirmó hoy, sobre Ronaldo, que “nadie es un delincuente” hasta que haya una sentencia firme, pero pidió especial ejemplaridad en las actividades deportivas.

En ese mismo tribunal comparecerá el 27 de junio el agente de futbolistas Jorge Mendes, también portugués, que representa a Mourinho, Ronaldo y otros cuatro futbolistas de varias nacionalidades investigados en España por posibles delitos fiscales.

Recientemente, el Tribunal Supremo de España confirmó la condena a 21 meses de cárcel por delito fiscal impuesta al futbolista argentino Lionel Messi, del club español FC Barcelona, por defraudar 4,1 millones de euros (4,5 millones de dólares) obtenidos de derechos de imagen.

Otro argentino del mismo equipo, Javier Mascherano, aceptó en enero pasado un año de cárcel por defraudar 1,5 millones de euros (1,7 millones de dólares), que entregó a Hacienda, con una multa de 815.00 euros (945.000 dólares).

Ni Messi ni Mascherano tuvieron que ingresar en prisión al ser condenas inferiores a los dos años, mientras no incurran en otros delitos.

También en enero pasado, la Fiscalía y el Abogado del Estado recurrieron el auto de un juez de Madrid que archivó la denuncia contra el futbolista español Xabi Alonso por un delito fiscal entre 2010 y 2012, cuando jugaba en el Real Madrid, al considerar que no hubo ocultación en la venta de sus derechos de imagen a una sociedad de la isla portuguesa de Madeira.

En el caso de Mourinho, que ahora entrena al Manchester United inglés, éste habría cometido dos delitos en relación con el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) de 2011 y 2012, cuando entrenaba al Real Madrid, al defraudar 3,3 millones de euros (3,7 millones de dólares), según la Fiscalía, que se basó en un informe de Hacienda.

En ese documento se deduce que, antes del 17 de septiembre de 2004, Mourinho suscribió un contrato por el que cedía sus derechos de imagen a la sociedad Kooper Services S.A., con sede en las Islas Vírgenes Británicas.

Y ese mismo día rubricó un nuevo contrato de cesión de sus derechos de imagen entre Kooper y la irlandesa Multisports & Image Management Limited. Cuatro años más tarde la sociedad irlandesa suscribió con Polaris Sports Limited, que tenía el mismo domicilio social, un contrato de representación para que buscara y negociara contratos comerciales.

“Todas estas estructuras societarias fueron utilizadas por el denunciado con el objeto de hacer físicamente opacos los beneficios procedentes de sus derechos de imagen”, argumentó la Fiscalía.

Hacienda tuvo conocimiento de que Kooper Services fue creada por el denunciado con el objeto de “ocultar sus derechos de imagen” y de que es titular del 100% de dicha sociedad a través de Kaitaia Trust, con sede en Nueva Zelanda, de la que también es fundador Mourinho y es beneficiario junto a su esposa e hijos.

En el caso de Ronaldo, la Fiscalía también se fundamenta en un informe de la Agencia Tributaria española para acusarlo de crear una estructura societaria para defraudar de forma “consciente” y “voluntaria”, y le atribuye cuatro delitos contra la Hacienda Pública cometidos entre 2011 y 2014.

Por su parte, Mendes fue citado judicialmente como imputado en la investigación del presunto fraude fiscal del colombiano Radamel Falcao, jugador del Mónaco, de 5,66 millones de euros (6,3 millones de dólares) en 2012 y 2013, cuando era futbolista del Atlético de Madrid.

La Fiscalía también se querelló contra el futbolista portugués del Real Madrid Fabio Coentrao por defraudar 1,29 millones de euros (1,43 millones de dólares) entre 2012 y 2014, y previamente lo hizo contra los exjugadores del mismo club el argentino Ángel Di María y el portugués Ricardo Carvalho por posibles delitos fiscales.

Por otra parte, la Comisión Europea (CE) presentará mañana una propuesta que obligará a los intermediarios fiscales, como bancos, consultores o abogados, a informar a las autoridades tributarias cuando proporcionen asesoría que pueda ayudar a evadir impuestos en la Unión Europea (UE). EFE