martes, septiembre 28, 2021
Inicio > Noticias > Local > [ESPECIAL]—> ¿Cuándo me van a conseguir una familia?

[ESPECIAL]—> ¿Cuándo me van a conseguir una familia?

  • Pregunta que niños de casa-hogar se hacen día con día

Una adopción es un proceso enfocado en restituir el derecho a los menores de edad que por alguna circunstancia judicial han sido separados de su familia de origen; este proceso busca beneficiar a infantes y adolescentes que se han visto severamente vulnerados y que necesitan atención, amor, respeto y cuidados de un núcleo familiar, así lo señaló la jefa del Departamento de Adopciones de la Procuraduría para la Protección de Niñas Niños y Adolescentes del DIF Estatal, Betina Chávez Hernández.

Los procesos para poder adoptar resultan un tanto largos y tediosos, esto a decir de las familias que han buscado hacer estos trámites, sin embargo, se debe recordar que los niños que serán adoptados vienen de haber vivido ciclos largos de violencia, vulneración de derechos y falta de cuidados, razones lo suficientemente grandes para que antes de ser adoptados las autoridades certifiquen que no volverán a pasar por estos mismos episodios y que su crecimiento y desarrollo serán los adecuados.

¿Qué conlleva un trámite de adopción?

Estos procesos inician en un área administrativa, donde se realiza la integración del expediente de los adoptantes, con la finalidad de que el Consejo Técnico de Adopciones determine la idoneidad de los solicitantes.

“El primer paso es presentarse en la institución para recibir la asesoría jurídica correspondiente, en donde se les entrega un formato de solicitud de adopción y los requisitos necesarios para poder acceder están marcados dentro de la ley, además de la valoración psicológica y los estudios socioeconómicos se les hace la invitación para integrarse a un curso-taller de padres adoptantes donde se busca sensibilizarlos sobre el gran paso que van a dar y lo que esto implica”, señaló.
Después de cumplir con todos los requisitos y que el Consejo Técnico avala que los solicitantes son idóneos, pasan a integrar una lista de espera, en la cual solo la suerte y la solicitud hecha de las edades de los menores será el contrapeso para poder culminar este proceso.

Tristemente no todos los niños que ingresan a casa-hogar son de edades cortas, la mayoría exceden los cinco años, razón que dificulta que las autoridades puedan encontrar una familia en la que se desarrollen; “actualmente tenemos una lista de espera de 52 solicitantes, de las cuales 6 son personas solteras y el 95 por ciento busca niños menores a los 5 años”.

¿Cuándo me van a conseguir una familia?

Los estigmas sociales sobre la edad y la educación que han llevado los niños mayores a los 6 años complican que los pequeños se integren a una familia, pero esto ellos no lo entienden y siguen preguntando día tras día ¿cuándo les conseguirán una familia?, sin darse cuenta que esto posiblemente jamás pase. Es complicado buscar una familia para los menores, ya que de los niños liberados jurídicamente en el estado aproximadamente el 80 por ciento sobrepasa los 5 años de edad y en algunos casos son grupos de hermanos que en ocasiones no pueden ser separados por el grado de apego que tienen, pero los solicitantes muchas veces se niegan.

Por lo que se implementó el programa de Familias de Acogida o de Brazos Abiertos, que podría cambiar la vida de muchos de los niños que ingresan a casa-hogar, pero sobre todo de aquellos que ya no cumplen con el rango de edad que la mayoría de los adoptantes buscan.

Este programa se dio a conocer a inicios del año y es orientado por la Asociación LightShine, la cual durante años ha buscado que todos aquellos pequeños que necesiten hogares temporales los tengan, sin importar la edad, el sexo y el tiempo, siempre y cuando reciban el amor, cariño, cuidados y protección que solo una familia puede dar; pero sobre todo se busca que los niños mayores a diez años puedan tener esta oportunidad.

 

“Todos tenemos derecho a una familia”

Baldomero y Mayra son un matrimonio que decidió integrase al programa de Familias de Acogida, aunque ellos están en familias emergentes, sin embargo el motivo que los llevó a tomar esta decisión, tomando en cuenta que ya tienen una hija consanguínea, fue la educación con la que crecieron y sobre todo el tener en mente que todos los seres humanos tienen derecho a contar con una familia, con amor, protección, desarrollo íntegro, en un hogar digno, sin importar la edad o el sexo.

“Todos los humanos tenemos la oportunidad de reinventarnos en la edad que sea, pero es triste ver el negarle la oportunidad a un niño por ser mayor a una edad idónea, argumentando que las costumbres o educación que tiene será difícil de cambiar, es egoísta y soberbio”, afirman.

Esta pareja sin duda sabe lo que tiene y lo que están dispuestos a ofrecer, ya que aseguran es necesario que todos dejemos de pensar en nosotros como individuos, en nuestras necesidades o deseos y pensar en las necesidades de los niños, subrayando que ser padres no solo se trata de tener hijos pequeños, sino que aun siendo adultos seguirán siendo hijos y a pesar de las malas o buenas decisiones que ellos lleguen a tomar el amor y los lazos jamás se podrán romper.

El trabajo y esfuerzo es igual…

Esta pareja no descarta que en un corto o largo plazo puedan llegar a adoptar a uno de estos pequeños, ya que es una de las opciones que también el programa da, una vez culminado el proceso jurídico que los pequeños enfrentan en la Procuraduría.

Fueron contundentes al señalar que si el pequeño cuenta con uno, cinco, once o más años el amor, los derechos y privilegios serán los mismos entre sus hijos propios y los adoptados, ya que al momento de aceptar esta responsabilidad todos forman parte de un entorno y tienen un rol.

“Nosotros no haremos diferencias entre uno y otro, todos tendrán los mismos derechos, privilegios, amor y respaldo, pero sobre todo, enseñaremos a nuestros hijos a quererlos, cuidarlos y amarlos como si fueran de su propia sangre”, señalaron.

En lo que va de la administración solo se han logrado realizar 68 adopciones, de las cuales 6 lamentablemente no se han concretado, ya que después de entregarlos se otorgan a las familias 30 días de adaptación, los cuales son decisivos y si en este periodo no se logran hacer lazos de amor, de familia y de protección, los juicios de patria potestad son cancelados.

“Todos debemos aprender a amarnos unos a otros y eso incluye a los más vulnerables, sobre todo los niños, es necesario que apoyemos de la manera que podamos estos programas, no es responsabilidad de las autoridades únicamente, también nosotros podemos cambiar la vida de todos ellos”, finalizaron.

A %d blogueros les gusta esto: