Espera Servicios Públicos reciclar mil árboles navideños

David Payán Guerrero, titular de la Dirección Municipal de Servicios Públicos, anunció que la dependencia a su cargo ha dado inicio con la campaña de reciclaje de árboles navideños, por la cual se espera recabar entre 500 y mil especies naturales, las cuales serán usadas como composta para abono de las áreas verdes, parques y jardines de la capital.

El funcionario municipal señaló que se continúa invitando a la ciudadanía a que si cuenta con un árbol natural de navidad que desee eliminar de su hogar acuda a los centros de acopio, entre ellos las instalaciones de la planta de transferencia de residuos sólidos en carretera a México, así como las propias oficinas de la dependencia, ya que el camión recolector no los recogerá.

Explicó que darle un segundo uso a la materia vegetal permite continuar con el proceso de sustentabilidad al que le ha apostado la actual administración y por lo cual Durango se perfila a ser una de las ciudades más ecosustentables de América Latina; “esta campaña es parte del cuidado del entorno para que estos árboles no terminen siendo arrojados en lotes baldíos”, dijo.

Payán Guerrero aprovechó para resaltar el trabajo que se realizó por parte de Servicios Públicos el año pasado en materia de reforestación en el municipio, habiendo integrado al ambiente 11 mil nuevos árboles de los cuales mil fueron especímenes de edad desarrollada; “para este 2016 el objetivo es plantar como mínimo 10 mil árboles nuevos de especies endémicas”, detalló.

Por su parte Daniel Trujano Thomé, gerente estatal de la Comisión Nacional Forestal, señaló que además de los centros de acopio que dispone el Municipio se pone a disposición de la ciudadanía como centro receptor de árboles naturales de Navidad las instalaciones de la Conafor, ubicadas en el kilómetro 4.5 de la carretera Durango-Parral, con el objetivo de coadyuvar en la tarea.

La composta, agregó el entrevistado, forma parte de un proceso en el cual se utilizan diferentes compuestos orgánicos con restos de gramíneas y los árboles de Navidad triturados; a esa mezcla se le adiciona urea, melaza y levadura y su proceso de descomposición crea un sulfato favorable para el desarrollo de nuevas plantas. Este proceso puede llevar hasta un año aproximadamente.