Inicio > Noticias > Internacional > Esposa del expresidente chino de Interpol demanda a la agencia por “amenazas”

Esposa del expresidente chino de Interpol demanda a la agencia por “amenazas”

Pekín, 7 jul (EFE).- Grace Meng, esposa del expresidente chino de Interpol Meng Hongwei, presentó una demanda contra la agencia policial internacional por supuestamente amenazarla para que no hablase tras la desaparición de su marido, informó hoy el diario hongkonés South China Morning Post.

Esta acción legal ante la Corte Permanente de Arbitraje -con sede en La Haya, Países Bajos- se produce menos de tres semanas después de que Meng Hongwei reapareciese ante un tribunal chino para declararse culpable de haber aceptado sobornos por valor de unos dos millones de dólares.

Grace Meng busca así que la Justicia sea quien dilucide si Interpol incumplió con sus obligaciones tras la desaparición de su marido -desaparecido a finales de septiembre de 2018, cuando fue retenido por las autoridades chinas y, a partir del pasado 24 de abril, oficialmente arrestado- al asegurar que el caso correspondía a las autoridades francesas y chinas.

Francia -la sede de Interpol está en Lyon- concedió asilo a la esposa de Meng recientemente.

La información del Morning Post cita un comunicado facilitado por abogados de la litigante, en el que acusa a Interpol de “negarse a proteger y asistir” a la familia, y de ser “cómplice de los injustos actos internacionales de su Estado miembro, China”.

“Pese a las amenazas de la Interpol para que no hablase, anuncio que he iniciado un proceso legal contra Interpol”, apunta.

Su equipo legal estará compuesto por cuatro personas, entre las que destaca Rutsel Martha, antiguo jefe de los servicios jurídicos del organismo policial.

La información también cita una respuesta de Interpol, en la que un portavoz califica las acusaciones de Grace Meng de “injustificadas” y le pide que no revele detalles confidenciales del caso para librar la batalla legal ante la prensa.

Meng Hongwei desapareció misteriosamente tras subir a un avión con destino a China el pasado 25 de septiembre, cuando su familia dejó de tener noticias suyas.

Tras varios días de silencio y ante la presión de la comunidad internacional, que exigía a China explicaciones sobre su desaparición, la Comisión Nacional de Supervisión (el órgano anticorrupción chino) confirmó su detención a principios de octubre.

Poco después, Interpol anunció la dimisión “con efecto inmediato” de su presidente, después de que él mismo renunciara al cargo en una carta.

El pasado 20 de junio, tras meses de detención, Meng compareció ante un tribunal para la primera vista de su juicio, en la que fue acusado de “abusar de su autoridad” para ayudar a empresas y a particulares a obtener “ganancias ilegales” desde 2005 hasta 2017, años en los que fue viceministro de Seguridad Pública y jefe de la Policía Marítima china.

Meng se declaró culpable de aceptar sobornos, por lo que el tribunal dictará sentencia en una fecha todavía por determinar.

La legislación china establece que la Policía tiene autoridad para mantener incomunicados y en un lugar secreto hasta seis meses a sospechosos de ofensas contra la seguridad nacional, o acusados de terrorismo o sobornos, una normativa que en muchos casos se aplica a disidentes o activistas.

Desde la llegada al poder de Xi Jinping en 2013, China ha juzgado a numerosos altos funcionarios por recibir sobornos dentro de su campaña anticorrupción. EFE