Inicio > Columnas > Estado de los ESTADOS por Lilia Arellano

Estado de los ESTADOS por Lilia Arellano

“Los malos gobernantes son elegidos por los buenos

          ciudadanos que no votan”: George J. Nathan

  • Elecciones 2021: incertidumbre y abstencionismo
  • Morena con el panorama administrativo y político para perder
  • Oposición desaprovecha: más de lo mismo y sin oferta política
  • Mayúsculo escándalo político-empresarial se cierne sobre Q. Roo

Ciudad de México, 8 de febrero de 2021.- Las elecciones federales intermedias de este año se caracterizan por la total incertidumbre en cuanto a sus resultados. Los comicios son fundamentales, pues el gobierno federal requiere ratificar su mayoría en la Cámara de Diputados a fin de sacar adelante las iniciativas y reformas con las cuales afiancen su administración y cancelen las reformas aprobadas durante el gobierno anterior, además de asegurar la opacidad sobre los resultados de la presente gestión. Sin embargo, existen suficientes  negativos: el desastroso manejo de la pandemia de Covid-19; la aguda recesión económica, la más grave en un siglo; la pérdida de empleos; el cierre de decenas de miles de empresas; la corrupción que carcome a la administración lopezobradorista; la ola de violencia heredada y no atendida, pintan un panorama muy difícil para remontar a Morena, convertida en la “decepción” de México.

Sin embargo, la realidad vista hasta hoy señala no hay alternativa en el horizonte, los partidos de oposición no tienen ni siquiera una nueva oferta política para ofrecer al electorado, sólo más de lo mismo, las mismas caras con truculento pasado, igual clase política caracterizada por la cleptomanía, conocidos rostros de impunes saqueadores del erario público, esos y no otros son ahora los candidatos de la alianza PRI-PAN-PRD, lo cual no representa ningún atractivo sino todo lo contrario. Incluso se duda de la unión de estas organizaciones para ir en contra de Morena, para intentar al menos regresar al equilibrio de poderes, los nombres de sus candidatos a diputados federales tanto por mayoría como los plurinominales apuntalan a quienes se pretende eliminar. De tal suerte se empuja a un gran abstencionismo y benefician al golpeado gobierno del tabasqueño.

Desde un punto racional y lógico, Morena tiene todo para perder si el electorado mexicano fuera una ciudadanía ilustrada, por desgracia no lo es. México resiente y llora el pésimo manejo de la emergencia sanitaria de AMLO y su achichincle, Hugo López-Gatell, con más de 166 mil muertos a la fecha y casi dos millones de infectados en números oficiales; los reales, incluso respaldados por los reportes del Inegi, hablan de más de 400 mil muertos y 5 millones de infectados. La recesión es histórica, debida en mucho a las pésimas decisiones de política económica del lopezobradorismo que llevaron al país a una caída del PIB del 8.5% en 2020, la peor desde 1932, como consecuencia de una estrategia irresponsable, ideológica, de resentimiento del tabasqueños hacia los empresarios, empujando la desigualdad en el país de forma brutal, con millones de hogares sin los recursos suficientes para subsistir, sin agua en muchos lugares, sin leche y alimentos, con familias enteras viviendo literalmente de milagro, de mendrugos, de desperdicios, mientras una pequeña minoría sigue detentado la riqueza generada en el país.

México, ya se comprobó, tiene un gobierno ignorante, ineficiente, centrado sólo en sus resultados electorales para no perder el poder, mintiendo y fingiendo desde el Palacio Nacional está todo controlado, la pandemia está cediendo, se ve el final del túnel con las vacunas compradas en el extranjero, las cuales no llegan a los mexicanos, y las escasas recibidas, sólo alcanzan para menos del 0.5 por ciento de la población. Ni los médicos y enfermeras de la primera línea de batalla contra el Covid-19 han sido inmunizados de manera correcta, con las dos dosis. Le dieron prioridad al ejército electoral, a los llamados “Servidores de la Nación”. Y muchos de los medios de comunicación son cómplices de esto, junto con las redes sociales, saturados de bots, haciendo eco del discurso presidencial.

El grito de “¡Ya basta!, se multiplica en el territorio nacional, y tal vez alcance para el día del proceso electoral y pueda modificar de alguna forma la ineficiente administración federal actual. Las voces inconformes amenazan con arribar al Palacio de San Lázaro para evitar siga llevándose al país al precipicio por un gabinete ignorante, que sólo responde a la voz del amo sin la cual se ven perdidos, como ya se vio durante su convalecencia de Covid-19, cubierta con una manto de opacidad, empleada, inclusive, para fomentar  rumores de toda índole sobre la salud del inquilino de Palacio Nacional. El regreso del presidente a las conferencias mañaneras reveló nada ha cambiado, no hay reflexión sobre lo hecho y andado, se seguirá hasta donde tope el mismo camino equivocado, emitirán iguales boletines y videos elaborados para ocultar la realidad prevaleciendo la demagogia.

Todos los elementos existen para que Morena no evolucione a un real partido político. Esta ensimismada y sorda, se empobrece con sus luchas internas, con la búsqueda única del poder, respondiendo a una sola voz, dejando de escuchar a sus seguidores y simpatizantes, a quienes se les impone candidatos impresentables, como en Guerrero, o desconocidos, como esta sucediendo en San Luis Potosí. Como le sucedió al priismo, no parece ser suficiente la desviación de recursos públicos para comprar la voluntad de los votantes, tampoco los programas sociales electoreros son bastantes como para acallar las conciencias de los mexicanos y puedan servir para acarrearlos a las urnas y votar por los impresentables candidatos palomeados desde Palacio Nacional.

La democracia está desparecida y sustituida por ejercicios teatrales de consultas populares útiles sólo para el espectáculo mediático; AMLO concentra de manera ilegal poderes metaconstitucionales y nadie le hace frente porque el Poder Legislativo está controlado por Morena, y el Judicial apanicado ante el Ejecutivo; el Seguro Popular desapareció y se sustituyó por un adefesio propagandístico sin insumos; las estancias infantiles se esfumaron y se dejo a los niños en las calles o con las abuelas; la Constitución ha sido desgarrada una y otra vez por la mayoría morenista en el Congreso de la Unión; se impulsó el militarismo en seguridad pública y en diversas ramas de la administración pública, y ahora será extremadamente difícil sacar a los soldados de sus nuevas trincheras. La pandemia por Covid-19 es monumental, extraordinaria y muy difícil de superarla, gracias a una  gestión errada, criminal, con un número aterrador de muertes, que en menos de un trimestre superará las 600 mil, con un plan de vacunación caótico y, sobre todo, electorero, y aplicación sumamente lenta.

 

OPOSICIÓN: MÁS DE LO MISMO

 Pero la oposición no está aprovechando la coyuntura y caen en los mismos errores que impulsaron su debacle, sin siquiera presentar una mínima plataforma electoral atractiva para los ciudadanos, sólo con el común denominador de oponerse a la 4T. En el PAN, por ejemplo, sin consulta de por medio, los grupos de poder en la Comisión Permanente armaron sus listas de candidatos a diputados federales para la elección de este año con nombres de sus incondicionales, burócratas y hasta cónyuges. Esto generó una gran inconformidad en la militancia blanquiazul y renuncias de panistas distinguidos para buscar en otros institutos políticos la oportunidad de participar en el próximo proceso electoral. Las renuncias se han generalizado: en el Estado de México, dimitieron los ex alcaldes José Luis Durán Reveles, ex candidato a la gubernatura, y Gonzalo Alarcón, ex diputado federal; en Nuevo León, el ex alcalde de Monterrey, Felipe de Jesús Cantú.

En Chihuahua, el ex alcalde Carlos Burruel y el diputado federal Miguel Riggs; en Nayarit, el diputado Leopoldo Domínguez;  en la Ciudad de México, Raúl Paredes; en San Luis Potosí, Xavier Nava, alcalde de San Luis y nieto del Salvador Nava; en Sinaloa, Alejandro Higuera, ex alcalde de Mazatlán; en Campeche, Eliseo Fernández Montufar, presidente municipal de Campeche, y Pablo Gutiérrez Lazarus, ex alcalde de Ciudad de Carmen. El ex secretario particular de Felipe Calderón, Roberto Gil Zuarth, adelantó la coalición con el PRI y el PRD será un fracaso. “No habrá oposición en México a menos que los partidos cambien. La política de camarillas está en la médula del rechazo ciudadano a la representación política y es, también, una de las causas del creciente desapego social por la democracia”, expuso en una carta a la dirigencia panista.

También en el PRI, la lista de diputaciones plurinominales generó disgusto entre la base militante. Varios priistas exigieron la renuncia del presidente nacional Alejandro “Alito” Moreno, y de prácticamente todo el Comité Ejecutivo Nacional (CEN), al asegurar  “el PRI se ha convertido en un partido familiar”. El ex gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz, calificó como un acto de delincuencia organizada el hecho de que Carolina Viggiano y su esposo Rubén Moreira incluyeran a su hijo, Juan Pablo, en la lista de candidatos plurinominales. Pidió la renuncia de Alejandro Moreno, primero en la lista de plurinominales por la cuarta circunscripción. Los inconformes, aglutinados en la corriente Democracia Interna, argumentan las familias de José Murat (cuñada e hijo) y de Moreira-Viggianoi (esposos) acaparan diputaciones plurinominales. Acusaron que las nominaciones tienen presencia importante de nepotismo, pues hay varias hijas e hijos “de los mismos de siempre entre los que destacan las candidaturas de los hijos de Emilio Gamboa, del gobernador de Campeche y de Jorge Carlos Ramírez Marín, la hija de Ismael Hernández Deras, que va por mayoría mientras él como plurinominal, así como el sobrino de Carlos Aceves del Olmo.

Otra corriente interna del PRI, Democracia Social, señaló en un comunicado: “Los priistas de todo el país nos sentimos traicionados y muy ofendidos por una dirigencia que no sólo incumplió su compromiso de recomponernos hacia el interior para servir a la gente, sino ha llegado al grado de tal inmoralidad que se adueño de las candidaturas plurinominales para la elección de junio próximo”. ¿Inmoralidad? No, se denomina amoralidad.

 

DE LOS PASILLOS 

El presidente Andrés Manuel López Obrador regresó a las conferencias de prensa mañaneras con su mismo discurso: señaló pondrá orden con la reforma eléctrica aunque no les guste a los conservadores porque acabará con la corrupción; prometió no subirá el precio de la luz; auguró un crecimiento de la economía mexicana del 5 por ciento; aseguró que la crisis en economía por el Covid-19 comienza a superarse en México; desestimó los datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi) donde señalan una caída de las tiendas departamentales. Es decir, este lunes, más de lo mismo con el inquilino de Palacio Nacional, quien insiste en no usar cubrebocas, “pues de acuerdo a lo que plantean los médicos, ya no contagio”… Otro mayúsculo escandalo se cierne sobre Quintana Roo y no sólo involucra a ex gobernadores, sino a empresarios, alcaldes, ex alcaldes, legisladores, de los de ahora y de los de antes, así como a ex funcionarios quienes desde el momento de su detención aceptaron colaborar. Ya se verá si la FGR acepta los expedientes formados por la DEA, el FBI y se atiende la acción de Santiago Nieto  dentro de la Unidad de Inteligencia Financiera.

 

Lo invitamos a visitar nuestra página www.liliaarellano.com

Esperamos sus comentarios al correo: Lilia_arellano@yahoo.com;

Facebook.com/Liliaarellanooficial – Twitter @Lilia_Arellano1

Disfruta de los programas que tenemos para ti en nuestro canal oficial de

Youtube.com/liliaarellano