Inicio > Columnas > Estado de los estados por Lilia Arellano

Estado de los estados por Lilia Arellano

“Hay que salir de los eslóganes para entrar en los argumentos serios y

    rigurosos, salir de la confrontación y de posturas cerradas”: N. Zaitegi

  • Desorden social y polarización
  • Se confrontan Morena y la oposición al arranque de campañas
  • Reformar la Ley de la Industria Eléctrica lleva 93 suspensiones

 

Ciudad de México, 5 de abril de 2020.- En medio del “desorden social presente en el país” en los últimos días, como lo enfatiza la Iglesia en el semanario “Desde la fe”, con “violencia, asesinatos, discriminación, video escándalos, injusticia, impunidad, corrupción, xenofobia, actos violentos para exigir falsos derechos, descalificación entre instituciones”, arrancaron formalmente las campañas por las 15 gubernaturas en disputa y la renovación de la Cámara de Diputados, congresos locales y alcaldías, en total 20 mil 415 cargos en 30 entidades del país. La confrontación política, la crispación y las acusaciones y denuncias entre los contendientes principales: las coaliciones “Juntos Haremos Historia” (Morena, PT y PVEM) y “Va por México” (PAN-PRI y PRD) caracterizaron estas jornadas, en las cuales los dirigentes y candidatos de oposición coinciden llegó el momento de rescatar a México, pues “los morenistas son incapaces y corruptos” y “Morena es culpable del desempleo”. En respuesta, los líderes del partido del presidente respondieron: en este momento solo hay dos opciones: consolidar la cuarta transformación o abrir la puerta la “mafia de la corrupción”.

 

A través de su órgano oficial, la Iglesia de México destaca las grandes contradicciones vistas en los días santos: mientras algunos renuevan su fidelidad en el camino de Cristo, otros continúan sirviendo a la violencia y a la muerte. Al celebrar la resurrección de Cristo y la culminación de la Semana Santa, se resaltó el reconocimiento de la vida como un don de Dios y la aceptación de la misma como una bendición, mientras otros, lejos del espíritu cristiano, continúan sirviendo a la violencia y a la muerte. Las referencias son claras a la lucha del poder por el poder, a la persistente corrupción en la administración federal, a la ola de violencia imparable en el país, con records de víctimas en esta administración y el ineficiente manejo de la crisis sanitaria provocando luto en más de medio millón de hogares, aunque las autoridades solo reconocen 204 mil víctimas directas del coronavirus.

 

Seguramente se tendrá una respuesta a la crítica posición de la Iglesia Católica y, habiéndose convertido un escritorio de las oficinas presidenciales en púlpito para la homilía dominical, todo puede esperarse, hasta el lanzamiento de culpabilidades acompañado del señalamiento de pecados capitales. No debe olvidarse, en una sola persona se reúnen dos poderes y uno de ellos es el del pastor.