“Estado de los ESTADOS”, por Lilia Arellano

“¡Aquel tiempo feliz en que éramos tan desgraciados!”: Alejandro Dumas.

  • EPN con dron publicitario
  • ¿Por y para qué otra mega campaña de EPN?
  • Inocultable partir con solo 10% de aceptación
  • Dedicaron 50 mmp para reproducir su imagen
  • VI Informe de Gobierno, loa a las pantomimas
  • Cínico reconocimiento a la “verdad histórica”
  • NGU, empleará la ley contra sus difamadores
  • Roo de luto ante tanto crimen e impunidad

Con motivo de su VI Informe de Gobierno, el presidente Enrique Peña Nieto ha lanzado una mega campaña de medios, con entrevistas, spots y mensajes a través de cadenas nacionales de radio y televisión, así como en redes sociales. La cuestión es ¿para qué ese despilfarro de recursos de la nación? El actual gobierno federal ha gastado más de 40 mil millones de pesos en medios, y todo indica cerrará en más de 50 mil millones, en un vano intento por rescatar una imagen altamente deteriorada y con la menos calificación ciudadana otorgada a cualquier otro Ejecutivo federal anterior a él. Ni Vicente Fox, ni Felipe Calderón, ni siquiera Ernesto Zedillo llegaron tan bajo en el índice de aceptación. No tiene ese supuesto 10 por ciento de simpatías otorgado al mexiquense, antecedente alguno.

A solamente  tres meses de acabar el sexenio, a diestra y siniestra paga planas enteras de propaganda oficial, concede entrevistas a conductores de los principales noticieros de televisión, utiliza tiempos del Estado en los medios electrónicos para ofrecer una defensa de sus acciones como titular del Poder Ejecutivo y recurre como mencionamos, a cadenas nacionales de radio y televisión y a redes sociales para presentar sus posiciones. Nos dicen, todo esto es una pantomima, porque la paga y el ocultamiento de información sobre cantidades y asignaciones a los empresarios de estos medios dictados desde Los Pinos por su vocero, tiene mucho que ver con liquidaciones adelantadas para proteger por lo menos un año su salida y evitar la carga de críticas y señalamientos así como exigencias para que, junto con su gabinete, sea juzgado no solamente por la siembra de cadáveres en el país sino por la entrega de bienes nacionales y la inexplicable riqueza acumulada, tanto propia como de gran parte de su gabinete.

Peña Nieto y su partido, el PRI, perdieron todo en la pasada elección federal, y lo más  conveniente sería irse sin hacer ninguna alharaca, con discreción, eso sí, con insomnio porque quien sabe si en el sureste se practique aquello de “trato hecho, jamás deshecho”. Pero no entiende, no parece haberlo hecho nunca y exhibe incomprensión de los cambios en la comunicación política del país. Pretende despedirse como si se tratara de un gran estadista y su labor hubiera generado beneficios a la población mexicana, la cual lo repudia, pues realmente, promediado lo informado por diversas encuestadores, es menos de un 10 por ciento de los ciudadanos quienes califican adecuado su desempeño.

Se concentra en saturar los medios, en gastar miles de millones de pesos en una causa perdida, la suya, la cual, dicho sea de paso, perjudica al tratar de competir con el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, quien no sólo marca la agenda política del país sino que la desarrolla. Más del 90 por ciento de los mexicanos consultados en encuestas recientes consideran como el principal mensaje de López Obrador el proyecto de austeridad, el cual incluye la disminución de los salarios de la alta burocracia y la reducción al 50 por ciento de la publicidad oficial en los medios de comunicación.

Piensa el mexiquense cerrar con “broche de oro” su gestión el próximo 3 de septiembre con un mensaje a la nación desde Palacio Nacional por su Sexto Informe de Gobierno. Prepara un discurso político el cual es en los hechos una despedida, ante integrantes de su gabinete legal y ampliado, representantes de los Poderes Legislativo y Judicial, gobernadores y líderes partidistas, sociales, empresariales y sindicales. Peña Nieto se concentra en “comunicar logros” a partir de publicidad sin credibilidad, contratos millonarios para las agencias, productores e intermediarios que se han enriquecido en los últimos años queriendo vender “percepciones” sin sustento en la realidad. Ahora no será la escenográfica carpa en Los Pinos porque algunas zonas ya se ven abandonadas y como los eventos relacionados con el mandato se llevarán a futuro en Palacio, el mexiquense no quiere quedarse atrás y llegar primero.

Dos días antes, el sábado 1 de septiembre, enviará al Congreso de la Unión los documentos de su Sexto Informe de Gobierno, en el cual presenta un balance de su sexenio en cinco ejes: educación de calidad, próspero, incluyente, en paz y responsabilidad global. En todos, los pendientes son monumentales. Con ingenuidad, cree Peña Nieto entrega un México mejor que el de hace seis años. Piensa se dieron avances relevantes, argumenta se impulsó la transformación nacional; y se aprobaron 14 reformas estructurales en el marco del histórico Pacto por México. En materia de comunicación política, Peña Nieto y sus asesores resienten una gran confusión: informar no es publicitar, comunicar no es comprar mensajes, trabajar no es dar buena imagen, y la mesura y la austeridad no aparecen por ningún lado al gastar más de 50 mil millones de pesos solamente en gastos de comunicación social durante su sexenio.

Peña Nieto de plano y antes de cumplir el plazo del mandato ya eludió enfrentar y tratar de resolver los principales problemas del país, como la oleada de violencia, la cual aqueja a varias entidades, en los últimos dos meses o supervisar y garantizar la conclusión de los últimos proyectos de infraestructura. Sin duda, es un craso error el defender la “verdad histórica” de la PGR en el caso Ayotzinapa. Al realizar un balance previo al Sexto Informe de Gobierno, habló sobre la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa y reconoció que no obstante que en los primeros años de su administración hubo una reducción en los índices de criminalidad, “lamentablemente al cierre del sexenio se registra un repunte en los niveles delictivos, por lo que no se ha alcanzado el objetivo de darle a los mexicanos paz y tranquilidad”.

En torno al caso Ayotzinapa, en redes sociales Peña Nieto escribió: “La PGR atrajo lo que era un tema del orden local en el estado de Guerrero, para ver qué había ocurrido con los jóvenes que estaban desaparecidos. De ahí vino una investigación profunda y amplia, y más cuando, evidentemente, se generó un eco ante la demanda muy sentida y justa de los padres de familia para saber qué había pasado con sus hijos”. Indicó que la investigación ahí está; sin embargo, ante la negativa y el rechazo de los padres de familia de aceptar los alcances de la investigación que realizó la PGR, “en donde había evidencias claras y contundentes de que muy lamentablemente los 43 jóvenes habían sido incinerados por un grupo delincuencial que operaba en el estado de Guerrero, fue necesario incluso abrir la investigación a una Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)”. El mexiquense subrayó que está “en la convicción que lamentablemente, pasó justamente lo que la investigación arrojó”.

Debe aclararse en este renglón, la indignación de quienes asistieron al Foro de Pacificación en Acapulco, no lanza ninguna culpabilidad al presidente electo, no le atribuyen responsabilidad alguna, le demandan aplicar la ley, tienen la esperanza fundada en la transformación ofrecida de ver se aplique la justicia. EPN con sus declaraciones no hace sino manejarse al estilo Poncio Pilatos, sabedor de no ser responsable directo de las investigaciones y mantener su red de impunidad sobre los funcionarios consentidos de su administración. Salva al ex procurador general de la República con el mismo cinismo con el cual ordena se cambien los delitos de los ex gobernadores o de plano se les decrete inocencia total como sucede con el caso Nuevo León y su ex gobernador Rodrigo Medina.

Los mensajes del presidente Enrique Peña Nieto saturan el espectro radioeléctrico del país; las piezas de audio y video fueron grabadas en la residencia oficial de Los Pinos, Palacio Nacional y en varias entidades del país, en particular donde el titular del Ejecutivo ha acudido en las últimas semanas a entregar obras de infraestructura. En algunas de ellas sostiene: “en un gobierno donde está el principal reto en asegurar calidad de vida para su sociedad y asegurar que las nuevas generaciones no importando dónde vivan tengan acceso a los mismos derechos y a las mismas oportunidades… y esta es una tarea que todavía no está agotada ni está completa”, señala.  En un video difundido en Facebook y Twitter, indica: “Lo primero que quiero decir a los mexicanos es: muchas  gracias. Gracias por aquellos que confiaron en mí, quienes han estado conmigo y quienes no lo estuvieron”.

Lástima, los ciudadanos no podemos ni debemos agradecer su retiro, porque hay muchas cuentas por saldar, renglones sobre los cuales nos debe muchas explicaciones y, sobre todo, omisiones y entregas del patrimonio de los mexicanos hechas en lo oscurito. Aunque es claro no se podrá actuar en contra de todos porque entonces saldría más caro construir el número de cárceles necesarias que llenar de refinerías al país.

ANDANZAS CARIBEÑAS ENLUTADAS

 

El luto en Quintana Roo llegó a todos los ámbitos, a todos los sectores, involucra completamente a los ciudadanos. No se trata solamente del crimen del camarógrafo del Canal 10, Javier Valladares, con quien tuve muchas horas de trabajo conjunto dentro de esa televisora. Quienes lo tratamos no solamente dentro de esa empresa sino fuera de ella sabemos de su limpia trayectoria, de sus deseos de superarse. En efecto tenía un apodo Wini Pooh, por lo simpático de su rostro y lo regordete de su figura. Su disciplina lo llevó a ganar durante más de dos semanas el premio por ser quien más bajaba de peso de un grupo de 10 periodistas del mismo medio afanados en regresar a la esbeltez.

La forma en la cual actuaron de manera inmediata los de la Fiscalía hizo que el lamentable evento alcanzara a todos. Lo primero a resolver resultó ser eliminar de cualquier responsabilidad al gobierno estatal al declarar el asesinato nada tenía que ver con su labor periodística, pero además no estaba uniformado ni tampoco se encontraba en el horario habitual de trabajo. Todo esto demuestra que tan ignorantes son los del equipo de don Miguel Ángel Pech. Si bien las televisoras determinaron utilizar chalecos o camisetas con el logo de la empresa no significa que, cuando no se portan, se deje de ser periodista y, tampoco cumplimos horarios, algunos no sabemos ni de días de descanso y vamos prolongando las vacaciones.

Por lo tanto, nadie puede esperar se inicien investigaciones serias con respecto a hechos tan lamentables porque lo importante es dejar limpia la imagen gubernamental y, por supuesto, seguir manejando, enarbolando un supuesto respeto a la libertad de expresión, aún y cuando en un par de meses son ya tres los comunicadores asesinados. Como suele suceder cuando urge cerrar un caso y no dejar llegar la carpeta 50 mil uno a la lista de espera, no se duda en esa dependencia en dejar caer sobre las actividades y la vida de las víctimas cualquier tipo y cantidad de acciones ligadas a lo ilegal.  Tanta urgencia por declarar y sembrar dudas en este caso ya que no pudieron ser tan ciertas como se asegura las declaraciones de quien sería la esposa de Javier a partir del próximo sábado, pues la joven se encontraba en shock, incapaz de reaccionar coherentemente, se debió a estarse derrumbando dos cortinas de humo a utilizar los días previos al segundo informe de don Carlos Manuel Joaquín González y las críticas sobre su viaje a Italia.

Una de ellas nuevamente bajo la etiqueta de Roberto Borge, quien no ha logrado irse del estado durante los ya casi dos años de mandato de CMJG. Ahora porque no pueden trasladarlo a una cárcel quintanarroense, la Federación no lo permite y eso tiene incómodos y molestos a quienes todavía creen se ha dado algún cambio en el gobierno a raíz de la llegada de, por cierto, otro vecino con raíces cozumeleñas. La titular de la Fiscalía especializada en combate  la corrupción, Rosaura Villanueva Arzapalo, lamentó no haber logrado el traslado del ex gobernador y confiesa no han logrado cerrar las carpetas de investigación, lo cual hace se topen con la pared cada vez que pretenden recurrir y hacer el ridículo ante la Suprema Corte en donde, ante la falta de prueba, determinan se trata de asuntos de orden político.

La otra con la detención del ex tesorero Alejandro Marrufo Roldán, cuyos delitos son dos: lealtad y obediencia. No más. Todo apunta a pretender sea este personaje la punta de una madeja ya prevista en contra de quien prácticamente ya dejó el Senado, el ex mandatario Félix González Canto, al señalar una serie de cheques a nombre de Germán Parra para desviar recursos de la Sedaru. Sin embargo, la firma de recepción de estos documentos es la de Humberto J. González Canto, lo cual aparentemente resulta probatorio de culpabilidad cuando lo cierto es que don Humberto se desempeñaba como jefe de Recursos Financieros de esa dependencia y, por lo tanto, tal aceptación de entrega es legal.

En fin, si hacemos de lado eso de estar el General David Enrique Velarde Sigüenza, con el túnel por el cual se fugó Joaquín Guzmán Loera del Altiplano, si tratamos de entender a un militar hablando de Derechos Humanos, si ignoramos lo tardado de una pretendida geografía delictiva a realizarse conforme se presenten secuestros, robos, asesinatos o narcomenudeo, si creemos en su expresión “no vengo a encubrir delincuentes”, debemos entender la peor parte de la tarea del General: luchar en contra de la corrupción y la incapacidad de los ministeriales y de su propio y futuro jefe o… ¿quién será el sustituto?

DESPILFARROS DE EPN

A finales del año pasado, el diario estadounidense The New York Times reveló el gasto de miles de millones de dólares en publicidad oficial realizado por el gobierno de Enrique Peña Nieto con la intención de controlar los medios de comunicación mexicanos. Según ese medio, el régimen peñista logró “suprimir artículos de investigación, dirigir portadas e intimidar a las salas de redacción que lo desafían”.

La política de comunicación de Peña Nieto sigue la máxima del ex presidente José López Portillo: “No pago para que me peguen”. A pesar de sus promesas de regular la publicidad del gobierno, el mandatario ha gastado más dinero en publicidad que ningún otro presidente en la historia de México, casi 2 mil millones de dólares, en los últimos 5 años, de acuerdo a datos recopilados por Fundar. Aunque esa cifra sólo concierne a la administración federal, pues políticos de diferentes partidos políticos destinan también, cada año, cientos de millones de dólares de gobiernos estatales para publicidad.

Antes de firmar un contrato publicitario, encargados de prensa del gobierno exigen a ejecutivos y editores involucrados en las negociaciones, una cobertura positiva por parte de las empresas de medios. De ahí resulte que “las historias contundentes a menudo se suavizan” o posponen indefinidamente. “Dos tercios de los periodistas mexicanos admiten se censuran a sí mismos”, destaca el diario estadounidense. La influencia del gobierno mexicano sobre los medios va más allá de los contratos de publicidad, pues los funcionarios en ocasiones recurren al “soborno directo”.

Lo peor de todo tal vez sea que el gasto extraordinario en publicidad gubernamental ocurre en un momento en que el gobierno mexicano ha recortado los presupuestos en general, incluidos los de salud, educación y servicios sociales. En México, la mayoría de los medios de comunicación han dependido de la publicidad pública durante tanto tiempo que no sobrevivirían sin ella, y el resultado de esta dinámica es que los funcionarios tienen una gran influencia para presionar por ciertas historias y evitar otras, de acuerdo con la opinión de dueños de medios y analistas.

Tan sólo el año pasado, el gobierno de Peña Nieto gastó en publicidad 7 mil 800 millones de pesos, es decir, 21 millones 369 mil 863 pesos por día o 890 mil 410 pesos por hora. El gasto de publicidad en todas las dependencias creció un 147 por ciento.  De acuerdo con el rubro Gasto en Campañas y Difusión de Mensajes sobre Programas y Actividades Gubernamentales, los recursos se duplicaron respecto a lo autorizado en el Presupuesto, que eran de 3 mil 700 millones de pesos.

El despilfarro en publicidad se ha registrado durante todo el sexenio: en 2013, los diputados presupuestaron 5 mil 481 millones de pesos para campañas de comunicación social y el gobierno federal ejerció 8 mil 154 millones; tres años después, en 2016, se asignaron 4 mil 580 millones de pesos, pero el gasto se elevó a 10 mil 698 millones.

Los pagos más altos se dan a las televisoras, de acuerdo con el informe sobre el Gasto en Campañas y Difusión de Mensajes sobre Programas y Actividades Gubernamentales, enviado por la Secretaría de Gobernación al Congreso. Pero tal vez su fracaso más ostentoso se registre en redes sociales, pues concentró casi 3 mil millones de pesos en Twitter y en Facebook, las dos plataformas donde más críticas recibe.

 DE LOS PASILLOS

Napoleón Gómez Urrutia, senador de Morena y líder del sindicato minero, advirtió a sus detractores que se atengan a las consecuencias legales por haber hecho acusaciones falsas. “A quienes hicieron acusaciones falsas, se lo encargaremos a los abogados. Los que hayan cometido abusos (en su contra), que se atengan a la ley”. Respecto a los 55 millones de dólares por los que lo denunciaron, el dirigente aseguro todo quedó ya aclarado… También condenó el caso Pasta de Conchos. “Perdieron la vida 65 sindicalistas por negligencia de la empresa, 63 siguen sepultados en esa mina. No hubo voluntad para recuperar los cuerpos. Al quinto día de la explosión, decidieron sellar la mina y abandonarla. Eso no es moral”, señaló…

Al ex gobernador de Chihuahua, César Duarte, autoridades federales le negaron un amparo para recuperar propiedades aseguradas. La Fiscalía General del Estado (FGE) informó que fue notificada la resolución de un Tribunal Colegiado de Circuito en el que se le negó en definitiva el amparo en contra del aseguramiento del rancho “El Saucito” y una casa-oficina ubicada en la ciudad de Parral. “Con esta resolución de los tribunales federales, se confirma en definitiva que estas propiedades aseguradas en el mes de abril de 2017, por personal especializado de la FGE con base a ordenamientos judiciales, son motivo de las investigaciones por hechos de corrupción que se siguen en contra del ex gobernador prófugo”, estableció la FGE en un comunicado…

En el Senado de la República, la fracción parlamentaria de Morena anunció las medidas de austeridad que implementará en esta Legislatura, entre ellas impulsar la aprobación de un recorte de casi mil 500 millones de pesos para el presupuesto del 2019… La legislatura saliente propuso a la Secretaría de Hacienda un gasto de más de 5 mil 200 millones de pesos para el próximo año, lo cual implica un incremento de 248 millones en comparación con lo aprobado para este 2017… El coordinador de Morena, Ricardo Monreal, afirmó su grupo impulsará un recorte de 696 millones de pesos en recursos humanos y 622 millones de pesos en el pago a senadores.

Lo invitamos a visitar nuestra página www.liliaarellano.com

Esperamos sus comentarios al correo: Lilia_arellano@yahoo.com;

Facebook.com/Liliaarellanooficial – Twitter @Lilia_Arellano1

Disfruta de los programas que tenemos para ti en nuestro canal oficial de

Youtube.com/liliaarellano