viernes, agosto 12, 2022
Inicio > Columnas > Estado de los estados por Lilia Arellano

Estado de los estados por Lilia Arellano

“Tendremos el destino que nos

hayamos merecido”: Albert Einstein

 

  • AMLO juega con el destino de México
  • No hay cabida a los discursos patrioteros
  • RM va al fondo en su proyecto de Nación
  • Inflación de 8.16%, la más alta desde 2001

 

Ciudad de México, 24 de julio de 2022.- Mantener el poder, seguir ejerciéndolo y disfrutando de las prerrogativas del mismo es la única prioridad del presidente Andrés Manuel López Obrador, de su familia y de su partido, Morena, en vísperas de las elecciones en los estados de México y Coahuila, y los comicios presidenciales del 2024. Todo gira en torno a esos objetivos, las necesidades y requerimientos de la población mexicana fueron dejados atrás, en el basurero, hace mucho tiempo, e igual sucede con el respeto al marco de Derecho vigente en el país, el cual es desafiado y violado por los morenistas prácticamente todos los días. Ahora las preguntas de fondo giran sobre al tamaño de los daños causados al concluir la actual gestión gubernamental.

Los resultados no alcanzados por el régimen de la auto denominada Cuarta Transformación, con un crecimiento negativo hasta el momento y un sexenio perdido en materia económica; una ola de violencia incontenible y menos con “abrazos, no balazos” para los delincuentes, con quienes además se mantiene una alianza inconfesable; y ciudadanos cada vez más pobres y resintiendo graves fallas en el sistema de salud y prácticamente en todo lo relacionado con el desarrollo social, son el principal obstáculo para la continuidad del fallido proyecto del actual inquilino de Palacio Nacional. A quienes exigen pan, medicina, justicia, los tacha de “conservadores”. A su favor tiene solo la desarticulación de la oposición, la cual no solo no ha podido definir un proyecto alternativo de nación, sino carece de liderazgos para hacerle frente a las “corcholatas” de AMLO.

Hasta las violaciones al Tratado de Libre Comercio de México con Estados Unidos y Canadá (T.MEC) contemplan convertirlo en tema de campaña electoral de López Obrador y sus abanderados a cargos de elección popular, cuando lo urgente es una revisión seria sobre los compromisos asumidos por nuestro país en el marco de ese acuerdo comercial internacional y abordarlo con total responsabilidad dadas las graves consecuencias previstas en caso de no lograr una correcta culminación en los diálogos y llegar a la formación de paneles en donde, advierten especialistas, el país tiene todo para perder.

Durante la mañanera del miércoles anterior, el presidente López Obrador aseguró su gobierno sostendrá en esas consultas no hay violaciones al tratado y enfatizó: “podemos tener relaciones comerciales, pero nuestras políticas las definimos en México y tienen que ver con nuestra Constitución y con las leyes. No vamos a poner a negociación el dominio de la nación, del pueblo de México, sobre el petróleo, eso está clarísimo”. Tras una amplia explicación del proceso de consulta en el T-MEC, López Obrador consideró “no se resignan y piensan que van a imponerse. No, nosotros no nos vamos a dejar (…) no nos vamos a quedar con los brazos cruzados”.

El sector privado del país solicitó al gobierno de López Obrador tomar con seriedad la disputa comercial con Estados Unidos y Canadá, dadas las consecuencias que esta tendrá para México. La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) pidió al gobierno mexicano cumplir con sus obligaciones internacionales, sobre todo con lo que se firmó en el T-MEC. “Su acatamiento no debe ser entendido como voluntario, sino como obligatorio, en tanto que se deriva de un claro mandato constitucional y de normas internacionales construidas como ley suprema para nuestro país”.

Los organismos empresariales mexicanos consideraron a la solicitud de consultas sobre este tema como una oportunidad para revalorar el actuar del gobierno mexicano y evitar alejar la inversión en toda la cadena de valor. Para la International Chamber of Commerce México (ICC México) las solicitudes fueron presentadas de manera puntual sobre la política energética y no tendría que impactar en otros sectores, a largo plazo resultará negativo no contar con inversiones en el sector. En este caso, subrayó, el país utilizaría energía sucia y cara, lo cual provocaría un importante desincentivo para las empresas al no querer invertir en México y lo haría menos competitivo ante el mundo. ICC México consideró sería positivo se escuchara a todas las empresas del sector energético bajo un diálogo en el cual se beneficie a todos los jugadores por igual.

También la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) hizo un llamado a AMLO a hacer un análisis sobre la pertinencia de conducir al sector en el marco de la legalidad, libre competencia y Estado de Derecho. En un comunicado, expuso es de suma importancia el fortalecimiento e integración de la región económica de América del Norte y reconoció al T-MEC como un mecanismo de ayuda para impulsar el crecimiento económico del país al generar mayores niveles de bienestar en la población. “México no necesita ganar más incertidumbre, lo que necesita son más oportunidades para desarrollar su potencial industrial de la mano de aliados estratégicos y aprovechar las oportunidades derivadas de la coyuntura favorable para retomar un liderazgo como proveedores del mercado más grande del mundo”, subrayó.

Las solicitudes de consulta de EU y Canadá sostienen que la política energética de AMLO va contra el T-MEC y, al dar un trato preferencial a las empresas estatales Pemex y CFE, afecta a las compañías de esos países. En un análisis serio el gobierno mexicano debe ponderar con toda responsabilidad la aceptación de México en la apertura energética en los capítulos 14, 15, 22 y 32 del T-MEC, así como en tres anexos del Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (TIPAC).

Especialistas y exnegociadores del T-MEC destacan: esta disputa se deriva del incumplimiento de López Obrador de permitir el acceso al mercado energético a empresas de EU y Canadá, así como también se comprometió a proteger sus inversiones y brindar un trato justo. La actual administración ha estado desconociendo la apertura energética bajo la cual se firmó el trato comercial, y quedó estampada en el artículo 32.11 del T-MEC, en el que se dispone que “no puedes adoptar medidas más restrictivas en un sector, en el cual adoptaste compromisos en otro tratado”, destacó Samantha Atayde Arellano, abogada en jefe de las negociaciones del T-MEC.

En una entrevista con El Universal, precisó: el hecho es que el gobierno de AMLO “aceptó y plasmó” la apertura del sector energético “en los anexos I, II y IVA del TIPAT, que fue el tratado que se estaba negociando cuando México liberalizó el sector”. En el anexo II del TIPAT se señala que “México permite la inversión privada exclusivamente a través de contratos respecto a la exploración y producción de petróleo y otros hidrocarburos y el servicio público de transmisión y distribución de electricidad”. Estos compromisos se consolidaron en el artículo 31.11 del T-MEC.

Idelfonso Guajardo, encargado de liderar la negociación del T-MEC, precisó que “los verdaderos candados (para la reforma energética de 2013) están en los capítulos de Comercio Transfronterizo de Servicios (15) Inversión (14) y Empresas Propiedad del Estado (22) este último capítulo impide los monopolios, ahí están los verdaderos tornillos”. El ex secretario de Economía destacó que, en las negociaciones del T-MEC, el equipo de transición de AMLO tomó la decisión en los temas de energía y si bien eliminaron el capítulo de cooperación, siempre dijeron respetarían el marco legal establecido en 2013.

Jesús Seade, encargado de las negociaciones del T-MEC del equipo de AMLO, afirmó en agosto de 2018 únicamente se buscó reflejar en el texto del acuerdo el pleno respeto a la Constitución pero no se negoció ningún contenido y se iba a “respetar el marco legal” tal como estaba. El ahora embajador de México en China, destacó López Obrador, en ese momento, sostuvo no echaría para atrás la reforma energética (de 2013). Sin embargo vale la pena recordar fue Seade quien ni siquiera vio pasar la injerencia de EU en el área laboral mexicana, dejándoles supervisar elecciones sindicales, entre otras.

Para Jorge Molina Larrondo, quien fue parte del equipo negociador del entonces Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) las actuales disputas no se resolverán en la etapa de consultas o dialogando, por lo tanto van a terminar en un panel. “De llegar a un panel, Estados Unidos y Canadá deben definir el monto de sus afectaciones y el panel fallará el monto para cada quien”. En el caso de Estados Unidos, la afectación alcanzaría entre los 30 y los 50 mil millones de dólares, cálculo realizado por Think Tanks estadounidenses; el panel resolverá si la afectación alcanza ese monto.

Juan Carlos Baker, exsubsecretario de Comercio Exterior en la negociación del T-MEC, consideró como problema el mensaje: “Si dicen: “voy a hacer lo que se me pegue la gana y no me importa el T-MEC”, el mensaje es pésimo para los inversionistas y para México, porque se van a desalentar las inversiones, ya que no se sabrá en qué momento se respetará el acuerdo”. Y faltan las repercusiones arancelarias y otras no precisamente derivadas de la disputa por los incumplimientos del Tratado, sino las relacionadas con seguridad y migración.

APARECEN PROYECTOS CIUDADANOS

Por mandato de Ley, quienes asumen la presidencia, las gubernaturas, deben presentar un Plan de Desarrollo, documento útil solamente por unos minutos y para el lucimiento de los gobernantes. Después… el olvido. Los proyectos de Nación presentados por AMLO y convertidos en libros no solamente se contradicen en sus contenidos, lo cual hace pensar fueron realizados por diferentes plumas y desiguales pensamientos, sino en las actuales determinaciones y acciones del primer mandatario. De ahí la urgente necesidad de conocer y estudiar línea por línea lo comprometido por quienes aspiran a suceder al tabasqueño. Por ahora el trío corcholatero no ha realizado esfuerzo alguno en la presentación de un proyecto de Nación. Ricardo Monreal, solista, avanza con el suyo e hizo el planteamiento de la reforma fiscal, pero también tiene ejes para el campo y para la política social. A saber por probaditas pues, cuando los tiempos legales se lo permitan, se conocerá en su totalidad:

Monreal habla de la urgencia de articular programas de rescate, de recuperación social, y reconstrucción económica para lograr el crecimiento económico, justo y equitativo en gran parte perdido por la pandemia aparecida en México y el Mundo. Debemos apostar por alcanzar la autosuficiencia alimentaria, la cual aseguraría no habría un solo mexicano sin un plato de comida para llevarse a la boca.

Para acabar con la pobreza y el hambre en México, “es necesario incrementar sustancialmente la inversión en el campo”, brindando acompañamiento técnico, alcanzando la innovación tecnológica, incrementando los salarios de las y los campesinos, facilitarles el acceso a los créditos y a los mercados locales, nacionales, globales. Porque el desarrollo del campo en el país no debe estar bajo una visión nacionalista ignorando las oportunidades que ofrece el mundo”.

 

DE LOS PASILLOS

La escalada de precios en México sigue sin dar tregua a los consumidores y hogares. La inflación general se situó en 8.16% en la primera quincena de julio, su mayor nivel desde la primera quincena de enero de 2001, de acuerdo a las cifras dadas a conocer el viernes por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). El indicador fue presionado por el alza de la cebolla, la papa y la naranja, entre otros productos de primera necesidad, en los últimos días. La escalada de precios en el país refuerza la perspectiva de que el Banco de México seguirá endureciendo su política monetaria… Prevéngase y protéjase no usando, por ejemplo, la tarjeta de crédito.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: