Esteban gana el debate; Aispuro repite, soy el próximo gobernador

 

 

 

 

Nancy y Campa solo fueron a echar montón a Aispuro…

(Adelanto)

Esteban Villegas Villarreal, candidato del PRI al gobierno del estado, es el ganador del primer debate convocado por el IEPC. Lució seguro, preciso, puntual e informado sobre los temas discutidos.

Primer debate entre candidatos al gobierno del estado. (Foto de internet)

Primer debate entre candidatos al gobierno del estado. (Foto de internet)

José Aispuro, su principal adversario, repitió que será el próximo gobernador, pero en la explicación de sus razones titubeó, leyó algunos textos y acusó los nervios en que lo metieron al menos tres de sus competidores.

No es posible aun medir el resultado del debate, sobre todo cuántos tantos le añade a Esteban, cuantos gana o pierde Aispuro, tampoco es posible medir la aceptación de la propuesta de José, aunque tenemos registros en los que se precisa una cuantiosa aceptación de sus proyectos externada en redes sociales en tiempo real durante el encuentro.

Aclaró el debate de esta mañana que la verdadera lucha por la gubernatura del estado está entre Esteban y Aispuro. Los otros, al menos Alejandro Campa y Nancy Vázquez, cuplieron el principal encargo, echarle montón a Aispuro Torres.

Es rescatable la actuación de Alejandro González Yañez, Gonzalo, se comportó por demás caballeroso, respetuoso y enérgico al criticar tanto a los otros candidatos como al gobierno. Se pensó que sería un tercer crítico de Aispuro, pero no ocurrió, por el contrario, se dedicó a lo suyo, a explicar de manera sencilla lo que hará como gobernador y se olvidó de esquirolear a alguien, como llegó a pensarse.

Campa confundió el debate con un acto político en el mercado, y llamó estado a Monterrey, demostrando de forma escandalosa su pobreza cultural.

Nancy fue un manojo de nervios. Nunca supo sobreponerse al momento de gloria que tenía a cuestas. No pudo leer de corridito el texto que alguien le preparó para que no hiciera el ridículo y acabó en el más estrepitoso de los fracasos. Aun leyendo se equivocó.

Nada tiene que andar haciendo en esas lides, y se prestó a más de una carcajada cuando dijo que “No tengo cola que me pisen…”, y salvo prueba en contrario, dejó en el Congreso del Estado un expediente grueso de dineros faltantes en el municipio de Nombre de Dios.