Estratega de López Obrador: México tiene oportunidad de “cambio de régimen”

Periódico Hoy Novedades


Emilio C. Sánchez

México, 3 may (EFE).- México tiene ante sí la oportunidad histórica de cambiar de régimen político para acabar con la corrupción, la impunidad y la violencia de los últimos decenios, dijo a Efe Martí Batres, uno de los principales estrategas del candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, líder en los sondeos.

Batres, quien contenderá a su vez por un escaño en el Senado en los comicios del 1 de julio, considera que “esta elección se trata de un cambio de régimen” y que solo un masivo fraude electoral puede evitarlo.

“No nos confiamos porque sabemos que nuestros adversarios son muy tramposos y porque en México no existe la tradición democrática de Europa Occidental”, expuso.

En México “no se respeta el voto”, sostuvo, y añadió: “Los votos desaparecen, se queman, se negocian, pero no se cuentan. Por eso nuestra mayor preocupación es que puedan hacerse trampas en la jornada electoral. Pero estamos haciendo nuestro trabajo y la sociedad también para que se respete el voto de los mexicanos”.

Las intenciones de voto de la elección presidencial siguen favoreciendo al izquierdista López Obrador, abanderado de una coalición encabezada por el Movimiento Regeneración Nacional (Morena), con una ventaja de casi 20 puntos sobre al conservador Ricardo Anaya, de la alianza liderada por el Partido Acción Nacional (PAN).

Por su parte el candidato oficialista, José Antonio Meade, del bloque dirigido por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), sigue estancado en tercer lugar y sin opciones los independientes Margarita Zavala y Jaime Rodríguez.

La ventaja de López Obrador es tal que su victoria se considera prácticamente inevitable, y de acuerdo con el líder de Morena un grupo de empresarios ha propuesto un acuerdo PRI-PAN para evitar su triunfo.

“Dudo que ese acuerdo lo hagan de una manera abierta porque se produciría una erosión del PAN, porque han mantenido que son la vía para combatir al PRI. Son hipócritas, van a tratar de enmascarar el acuerdo, pero es difícil que logren el efecto esperado”, dijo Batres.

Agregó que el PRI y el PAN han cogobernado de una u otra forma desde la presidencia de Carlos Salinas de Gortari (1994-2000). “Ahí esta el caso de Meade, que ha sido secretario de Hacienda de Felipe Calderón (del PAN) y (del actual presidente Enrique) Peña Nieto (del PRI)”, refirió.

“PRI y PAN son lo mismo. Son el viejo régimen que es justamente lo que tenemos que superar”, aseveró Batres, quien ha sido diputado federal y local de Ciudad de México.

Ese cambio de régimen es, sostuvo, la única forma de acabar con la corrupción y los altos niveles de violencia.

Para el político de 51 años, “el PRI y el PAN son además responsables de que los salarios hayan perdido un ochenta por ciento del poder adquisitivo y de las desigualdades” entre ricos y pobres.

Los temores que genera una posible presidencia de López Obrador, al que algunos medios presentan como el Hugo Chávez de México, son, según Batres, totalmente infundados y obedecen a una campaña premeditada.

Esa campaña, aseguró, se ha financiado incluso desde el propio Gobierno. “López Obrador ya fue el jefe de gobierno de la Ciudad de México (2000-2005) y como tal obtuvo unos resultados excelentes, como lo demuestra que fuese el sexenio de mayor inversión privada y extranjera”, expuso.

Aunque López Obrador ha insistido en revisar los contratos firmados con motivo de la reforma energética para confirmar que no haya casos de corrupción, Batres insistió en que Morena favorecerá la inversión.

“La reconstrucción económica del país va a implicar ciertamente un esfuerzo de la inversión pública, pero queremos también la inversión privada. La inversión pública debe ser como una semilla que desate la inversión privada, bien sea nacional o extranjera”, abundó.

Un gobierno de López Obrador, destacó Batres, planteará programas de incentivos fiscales para atraer inversiones. “Somos partidarios de que exista ese complemento importante de la inversión extranjera”, insistió.

Sobre la corrupción, afirmó que no es un problema cultural, como ha afirmado Peña Nieto. “Es como decir que es un mal del pueblo, de la sociedad mexicana. Es un problema desde el poder; se da y se extiende y ramifica desde el poder. Lo que faltan son gobernantes honestos. Si los gobernantes son corruptos, por más que haya leyes se va imponer la impunidad”, dijo.

“Lo que ha ocurrido los últimos años es que Peña Nieto dio mal ejemplo y los gobernadores sintieron el derecho de sus propias corruptelas. Diez gobernadores del PRI y uno del PAN desviaron 258.000 millones de pesos (alrededor de 13.000 millones de dólares)”, declaró Batres.

“Vivimos el peor momento de la corrupción en México porque los gobernantes no son honestos. Tiene que haber una nueva actitud de los gobernantes que trabajen para el país, y López Obrador hará ese cambio”, finalizó. EFE