Estudiantes de la UNAN demandan libertad de sus compañeros en Nicaragua

UNAN-Managua

Managua, 24 jul (EFE).- Los estudiantes de la Facultad de Humanidades y Ciencias Jurídicas de la estatal Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua), demandaron hoy la libertad de sus compañeros capturados en protestas contra el presidente Daniel Ortega.

“Unimos nuestras voces para demandar la libertad de nuestros compañeros que se suman a la lista de presos políticos”, informaron hoy los estudiantes, en un comunicado.

Decenas de estudiantes de universidades estatales y privadas de Nicaragua han sido capturados por policías y parapolicías del Gobierno, por participar en protestas contra Ortega, lo que a juicio de organizaciones humanitarias y expertos en leyes se trata de “secuestros”, ya que no han cometido delitos.

Las capturas se dieron en el marco de la crisis sociopolítica que ha dejado entre 277 y 351 muertos en manifestaciones contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

El caso de los estudiantes de la UNAN-Managua, la universidad más grande de Nicaragua, es emblemático porque cientos de ellos, que protestaban atrincherados en el campus, fueron atacados con armas de guerra por las “fuerzas combinadas” del Gobierno, con resultado reciente de dos muertos.

Los universitarios también se solidarizaron con la familia de la estudiante de medicina de la Universidad Americana (UAM), Raynéia Lima “quien fue asesinada por grupos parapoliciales al servicio de los Ortega-Murillo”, enfatizaron.

Nicaragua atraviesa la crisis más sangrienta desde la década de los años 1980, también con Daniel Ortega como presidente.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) han responsabilizado al Gobierno de Nicaragua por “asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura y detenciones arbitrarias”, lo que Ortega ha negado.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado, por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción. EFE