Etiopía libera a diez influyentes líderes de protestas regionales

Foto: http://www.vertierra.com

Adís Abeba, 19 feb (EFE).- El Gobierno de Etiopía liberó hoy a diez activistas por los derechos de la etnia Amhara -la segunda del país-, entre ellos el influyente excoronel del Ejército Demeke Zewdu, considerado uno de los líderes de las protestas antigubernamentales en la región de Amhara, informan medios locales.

Los diez liberados, que estaban en prisión por cargos de terrorismo y violencia, forman parte de un grupo de 335 presos políticos de Amhara cuya excarcelación anunciaron diversos medios vinculados al Gobierno este fin de semana.

Demeke fue detenido a finales de 2016 tras la mayor manifestación pacífica contra el Gobierno en Amhara, llevada a cabo en la ciudad de Gondar en solidaridad con los Oromo, el mayor grupo étnico de Etiopía, y como protesta contra el control del Ejecutivo y de importantes sectores de la economía por parte de la etnia minoritaria Tigray.

Las continuas protestas de los Amhara y los Oromo y la crisis interna causada por las disputas étnicas en el seno del partido gobernante provocaron que el primer ministro, Hailemariam Desalegn, anunciase su dimisión el pasado jueves tras casi seis años en el cargo.

Desalegn indicó que su renuncia tenía como intención “ser parte de la solución a la preocupante situación que atraviesa el país”, aunque permanecerá en el cargo hasta que se nombre a un sucesor que lo reemplace hasta las elecciones, previstas para mayo de 2020.

En la misma línea, su Gobierno lleva varias semanas liberando a presos políticos para “construir un consenso nacional” tras años de denuncias de grupos pro derechos humanos y organizaciones internacionales contra Etiopía por encarcelar a miles de políticos, activistas y periodistas, entre otros.

Tras la dimisión de Desalegn, el Gobierno decretó de nuevo el estado de emergencia en el país durante seis meses -ya había estado activo desde octubre de 2016 a agosto de 2017-, al considerar que “las amenazas a la seguridad no pueden abordarse con los procedimientos de seguridad ordinarios”.

Al menos diez personas murieron la semana pasada en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad durante una huelga en la región de Oromia, hogar de los Oromo, y esta semana se mantiene el pulso al Gobierno en Amhara, donde buena parte de la población no sale de sus casas ni abre sus negocios como protesta.

En las redes sociales, los activistas pedían a los diputados Oromo y Amhara, que suman mayoría, que boicoteasen la aprobación del estado de emergencia, que aunque entró en vigor el pasado viernes, aún debe ser sancionado por el Parlamento.

El régimen etíope afronta un movimiento antigubernamental sin precedentes en los últimos años, protagonizado por las etnias que se sienten marginadas por el Ejecutivo. EFE