Evo Morales tacha de “cínica” la demanda del expresidente Sánchez de Lozada

La Prensa

La Paz, 9 oct (EFE).- El presidente de Bolivia, Evo Morales, calificó hoy de “cínica y temeraria” la demanda del expresidente del país Gonzalo Sánchez de Lozada para que corran con los gastos de un juicio en su contra los abogados que lo denunciaron por la muerte de civiles durante su segundo mandato.

Evo Morales se refirió en un mensaje en Twitter a la petición presentada por Sánchez de Lozada (1993-1997 y 2002-2003) y su exministro Carlos Sánchez Berzaín en una corte de Estados Unidos.

“Condenamos la acción cínica y temeraria de los asesinos y prófugos Gonzalo Sánchez de Lozada y Carlos Sánchez Berzaín, que exigen indemnización a defensa de víctimas de Octubre Negro”, escribió Morales.

Octubre Negro es como se conoce en Bolivia a la represión militar y policial de protestas ciudadanas contra un proyecto gubernamental para exportar gas a bajo precio a través de Chile, en las que ese mes de 2003 murieron al menos 68 civiles y hubo cerca de 400 heridos, tras lo que ambos se trasladaron a Estados Unidos.

“Con sus manos manchadas de sangre, los masacradores ahora piden dinero a abogados de masacrados”, sentenció el presidente boliviano.

Sánchez de Lozada y Sánchez Berzaín presentaron una moción judicial para que los abogados de los bolivianos que los demandaron en Estados Unidos paguen “una parte menor” de los gastos del juicio civil celebrado este año en Florida.

Sánchez Berzaín explicó a Efe que se trata de “un trámite normal”, pues un juez federal les dio la razón y revirtió el veredicto de un jurado que los había señalado como responsables civiles de ocho de las muertes en las protestas de 2003.

La hija de Sánchez de Lozada, Alexandra Balcázar, aclaró que la moción es contra los abogados de los demandantes, que facturan “cientos de millones de dólares”, no contra los familiares.

Estados Unidos rechazó en 2012 el pedido de extradición de Sánchez de Lozada hecho por el Gobierno de Bolivia, por incompatibilidad entre las legislaciones de ambos países. EFE