Ex primer ministro malasio imputado con nuevos cargos en caso de corrupción

Agencia EFE

Bangkok, 8 ago (EFE).- El ex primer ministro de Malasia, Najib Razak, fue imputado hoy en un tribunal de Kuala Lumpur con tres nuevos cargos relacionados con el escándalo de corrupción vinculado al fondo estatal 1Malaysia Development Berhad (1MDB).

La fiscalía comunicó al exmandatario la imputación de los cargos de lavado de dinero por tres ingresos en sus cuentas privadas de un total de 42 millones de ringgit (10,3 millones de dólares) procedentes de SRC International, una filial de 1MDB.

La acusación conlleva una pena máxima de 15 años de cárcel por cargo y una posible multa de cinco veces la cantidad de dinero que presuntamente percibió de forma ilegal entre diciembre de 2014 y febrero de 2015, informó el portal Malaysiakini.

Los cargos se añaden a los cuatro -tres de abuso de confianza y uno de abuso de poder- impuestos a principios de julio contra Najib, que fundó y presidió 1MDB tras llegar a la jefatura del Gobierno en 2009.

Cada uno de estos cargos, presuntamente cometidos entre 2011 y 2015, conlleva una pena máxima de 20 años de prisión.

El juez aceptó la petición del fiscal de elevar las tres nuevas imputaciones al Tribunal Superior, donde está abierta la causa con las cuatro primeras acusaciones.

Najib se declaró no culpable de las tres nuevas imputaciones, al igual que hizo con las cuatro primeras en julio antes de ser puesto en libertad bajo fianza.

La caída de Najib se produce tras perder las elecciones del 9 de mayo pasado ante su antiguo mentor, Mahathir Mohamad, que protagonizó como candidato de la oposición una victoria histórica contra la alianza de partidos, el Barisan Nasional (Frente Nacional), que gobernaba ininterrumpidamente desde 1974.

El Gobierno que ahora dirige Mahathir, con 92 años el primer ministro más veterano del mundo, ha reabierto o agilizado los casos contra su predecesor, entre ellos el escándalo del 1MDB.

El fondo fue creado para atraer inversión extranjera y crear un distrito financiero en Kuala Lumpur pero acabó acumulando pérdidas de 42.000 millones de ringit (10.378 millones de dólares o 8.916 millones de euros).

El escándalo estalló cuando una investigación periodística denunció en 2015 la transferencia de 681 millones de dólares del fondo estatal 1MDB a cuentas privadas de Najib, quien lo desmintió e intentó enterrar el caso.

Además de Malasia, Estados Unidos, Suiza y Singapur, entre media docena de países, investigan la presunta malversación de este fondo estatal malasio.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos cifra el dinero desviado de 1MDB en 4.500 millones de dólares (3.437 millones de euros), de los cuales unos 1.000 millones de dólares (859.000 euros) habrían sido blanqueados en EEUU con la compra de inmuebles, yates, joyas y obras de arte, entre otros. EFE