Exembajador de Panamá denuncia “populismo de derecha” de Martinelli y Trump

Mi Diario

Antonia Méndez Ardila

Madrid, 4 jun (EFE).- El periodista y exembajador de Panamá en España Fernando Berguido denuncia el “populismo de derecha” que practicó el expresidente Ricardo Martinelli y ve un paralelismo enorme con el exjefe del Gobierno italiano Silvio Berlusconi y con la presidencia actual de Donald Trump en Estados Unidos.

“Minan las instituciones democráticas, atacan a la prensa, usan verdades alternativas, saltándose los medios tradicionales”, afirma Berguido en una entrevista con Efe.

Según Berguido, los tres tienen en común que son empresarios de éxito, que han llegado al poder después de desprestigiar a los partidos políticos tradicionales y se presentan como salvadores, y no llegan a la política para robar porque ya son ricos.

El exembajador y periodista panameño está en Madrid, donde hoy presenta en la Casa de América su libro “Anatomía de una trampa”, en el que narra la relación de Martinelli, presidente de Panamá de 2009 a 2014, con el exprimer ministro Silvio Berlusconi, a los que califica como “almas gemelas”.

A través de un relato detallado, en el que no ahorra nombres de personas afectadas, explica el llamado “caso Finmeccanica”, en el que estuvo implicado el Gobierno panameño y esa empresa italiana, que vendió al país centroamericano radares y helicópteros con sobreprecio, fruto de las “coimas” (sobornos).

El autor hace una fotografía de las redes clientelares y de corrupción que se establecieron durante la presidencia de Martinelli con personas relacionadas con Berlusconi y la admiración que el expresidente panameño sentía por el político italiano.

El exembajador, que es además abogado y periodista, reconoce que lo que describe en el libro “no es patrimonio de Panamá”, sino que se repite en toda América Latina y en otros países.

Respecto al uso que tanto Martinelli como Berlusconi hicieron de los medios de comunicación de su propiedad, afirma que “es un riesgo enorme tener medios de comunicación en manos de políticos”, por lo que considera una tarea pendiente de las democracias es “fortalecer el periodismo independiente”.

Berguido, que fue editor y presidente de “La Prensa” -uno de los principales periódicos de Panamá- reconoce la crisis que están viviendo los medios de comunicación tradicionales y sobre todo el periodismo de investigación, frente a nuevos competidores como las redes sociales.

El que fuera jefe de la Unidad de Investigación de La Prensa defiende firmemente al periodismo como “fiscalizador del poder público”, cosa que, en su opinión, no hacen las redes sociales.

“A los primeros que los políticos atacan es a los que tienen capacidad de desvelar secretos”, tal como denuncia en el libro e insiste en que “el periodismo tiene la capacidad de quitarle la máscara a esta trampa” que es la corrupción.

Berguido, que estaba en Italia por motivos de salud cuando se destapó el escándalo, tuvo una participación activa en el seguimiento que hizo La Presa del caso, y se convirtió en uno de sus mayores conocedores.

Por esta razón, Juan Carlos Varela cuando llegó a la presidencia de la República en 2014, le propuso ser embajador de Panamá en Italia, cargo que aceptó, aunque confiesa que tuvo “reparos enormes”.

No obstante, reconoce que fue una experiencia única que le permitió “asumir el rol de defender los intereses del país, más allá de criticar y de narrar lo que ocurría”.

Abandonó el cargo en 2017, después del acuerdo al que llegaron el Gobierno panameño y la empresa italiana, por el que, por primera vez, al país centroamericano le devolvieron el sobrecoste de un contrato.

Respecto a las elecciones presidenciales que celebra Panamá el próximo año, el autor reconoce que es “enemigo abierto de la reelección en América Latina porque no tenemos unas instituciones de fiscalización fuertes para controlar el presidencialismo” que hay en la región.

Sobre el futuro de Martinelli, que está encarcelado en Miami a la espera de la extradición que ha pedido Panamá, se muestra confiado en que Estados Unidos finalmente entregará al expresidente. EFE